Una cita del élder Bruce R. McConkie que muestra la relación entre la Santa Cena, los sacrificios de la antigüedad y la ley de sacrificio.