José Smith usó este pasaje de Hebreos para mostrar que la Biblia se ha traducido de manera diferente a como fue inspirada por Dios a sus escritores.