Debido a  las condiciones inestables observadas en el país de Turquía, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha sacado a sus quince misioneros del país. Los misioneros fueron transferidos a Alemania, en donde trabajarán entre la población de habla turca en Berlín, de acuerdo con la sala de prensa del sitio oficial de la Iglesia.

La Iglesia también anticipa el regreso de los misioneros al país de Turquía en cuanto las condiciones en el país se normalicen. Actualmente la Iglesia tiene una misión activa y 439 miembros en el país,  de acuerdo con las estadísticas provistas en el sitio oficial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!

Please enter your name here