“Quienes asisten al templo deben recordar el consejo del Señor cuando dijo: “Mi santuario tendréis en reverencia” (Levítico 19:30). La reverencia es una expresión de profundo respeto, honor y adoración por el Señor. Es tener veneración por Su nombre, Sus palabras, Sus ordenanzas y convenios, Sus siervos, Sus capillas y Sus templos. Es una manifestación externa de lo que sentimos por él. Siempre debemos recordar que vamos a Su santa casa, el templo del Señor, por invitación Suya. Debemos responder a esta invitación siendo dignos, estando preparados y teniendo el templo como prioridad en nuestra vida. Mientras nos encontremos en el templo debemos actuar como si estuviéramos en Su santa presencia.”

Bibliografía

•    L. Lionel Kendrick, “Cómo mejorar nuestra experiencia en el templo”, Liahona. mayo de 2001

Sigue aprendiendo
Cómo los padres de Moisés fueron guiados por revelación