Análisis Textuales
Mateo 20

Cómo tratar con los conflictos de autoridad en la Iglesia

-> 3056
4
90
Cómo tratar con los conflictos de autoridad en la Iglesia 1
Los conflictos de autoridad se presentan de manera natural en todas las organizaciones.

Introducción y antecedentes

Los antecedentes te servirán para poner el pasaje estudiado dentro de su contexto apropiado. ;)

Tras la confesión de Pedro, quien identificó a Jesús plenamente como el Mesías, Jesucristo tomó la decisión de ir a Jerusalén, donde sabía que moriría. Se los declaró así a sus discípulos (Mateo 20:18–19), para que quedaran advertidos y pudieran recordarlo cuando sucediera. En estas circunstancias la madre de Jacobo y de Juan, definitivamente convencida de que Jesús era el Mesías, pero seguramente imbuida de las ideas preponderantes en Israel sobre el Mesías, se acercó a Jesús con lo que parecía una petición insólita.

También lee
Cómo es que Jesucristo resucitó al tercer día de su muerte

Pasaje base

Este es el pasaje que estaremos estudiando hoy.
20 Entonces se acercó a él la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo.21 Y él le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, en tu reino.22 Entonces Jesús, respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís: ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos.23 Y él les dijo: A la verdad de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre.24 Y cuando los diez oyeron esto, se enojaron con los dos hermanos.(Nuevo Testamento | Mateo 20:20–24)

Análisis textual: Cómo tratar con los conflictos de autoridad en la Iglesia

El análisis textual revisa el pasaje frase por frase para comprender mejor el significado del pasaje y de sus palabras y expresiones.

La madre de Jacobo y Juan presenta una solicitud

Entonces.
Inmediatamente, o poco después, de que Jesucristo declarase su propósito al ir a Jerusalén. Con seguridad, los discípulos entendieron, más bien, que él iría allí, a la capital del país, a tomar posesión como Rey de los judíos.
La madre de los hijos de Zebedeo.
Jacobo y Juan eran conocidos popularmente como "los hijos de Zebedeo". El nombre de su padre, pues, era Zebedeo. El nombre de la madre no es dado en este pasaje. Al comparar Mateo 27:56 con Marcos 15:40 llegamos a concluir que se llamaba Salomé. El hecho de que se le mencione como "madre de los hijos de Zebedeo" en lugar de "la mujer de Zebedeo" da a entender que había quedado viuda ya en ese momento.
Con sus hijos.
Es decir, se presentó ante Jesús junto con Jacobo y Juan.
Postrándose ante él y pidiéndole algo.
En la actitud en que se pide algo a un rey. Es evidente que los tres le reconocían ya como el Mesías.
Y él le dijo: ¿Qué quieres?
Jesús se dispuso a escuchar su petición.
Ordena.
Un reconocimiento más de la autoridad de Jesús. Ella sabía que lo que él ordenara se haría, tanto en la tierra como en el cielo.
Que se sienten {a tu lado} en tu reino.
Que tengan un lugar junto al asiento real.

La inteligente respuesta de Jesucristo a Jacobo y Juan

Jesús, respondiendo.
A la petición de Salomé.
Dijo: No sabéis lo que pedís.
Jesús se mostró comprensivo hacia Salomé y sus hijos. Aunque con bondad, claramente les hizo notar que su solicitud se basaba en el desconocimiento.
¿Podéis?
Jesús les hizo esta pregunta para poner a prueba su consagración.
¿Beber del vaso que yo he de beber y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado?
La pregunta está formulada con un lenguaje muy ingenioso. Con estas palabras Jesucristo parecía referirse a la convivencia imperial. Sin embargo, los términos no implican la familiaridad en la mesa real, sino el sacrificio.
  • El bautismo con que yo soy bautizado. Todos los participantes en esta conversación habían sido bautizados previamente, de modo que no se refería a la ordenanza del bautismo. Pero el bautismo es emblemático de la muerte y sacrificio de Jesucristo (Salmos 69:2; Lamentaciones 3:54). Aspectos complementarios de este sacrificio también quedaron representados en la ordenanza de la Santa Cena, que es un recordatorio de la expiación.
  • El vaso que yo he de beber. Las Escrituras implican con esta acción el sacrificio (Isaías 51:17; Salmos 73:10; Jeremías 25:10) y Jesús se refirió varias veces a su expiación como "el beber de la amarga copa" (Juan 18:11; Mateo 26:39). Quienes le acompañaran en su misión hasta el final podrían tener que beber también de una amarga copa, y enfrentarse a dificultades y a la muerte.
Y ellos.
Jacobo y Juan respondieron, lo que indica que la pregunta fue dirigida directamente a ellos.
Le dijeron: Podemos.
Jacobo y Juan comprendieron quizás a medias la ingeniosa pregunta de Jesucristo, imaginando que lo que se requería de ellos era la lealtad y la consagración absoluta, pero sin tener una dimensión mental completa del alcance que finalmente se requeriría.
Y él les dijo.
Jesús evaluó la calidad de su respuesta y les proporcionó retroalimentación.
A la verdad.
Con certeza.
De mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados.
Jesucristo dejó en claro para Jacobo y Juan que se requeriría un alto precio de su discipulado (DyC 101:13-15; Mateo 20:28). Con el paso del tiempo, los dos serían mártires en la causa del Señor (ver, por ejemplo, las palabras de Juan en Apocalipsis 1:9).
Pero el sentaros a mi [lado] no es mío darlo.
El erudito cristiano Albert Barnes hace notar que la traducción que tenemos actualmente es incorrecta en este pasaje.
Sino a aquellos.
De acuerdo con Barnes la traducción correcta debería ser "para aquellos". Esto cambia el sentido del versículo de la siguiente manera: Jesucristo ciertamente designa quién se sienta a su derecha o izquierda. Si bien Jesucristo tiene la completa autoridad para designar un lugar a su lado (Mateo 25:31-40; Juan 5:22-30), sólo lo otorgará a aquellos para quienes ha sido preparado este lugar.
Para quienes está preparado por mi Padre.
Al hacer esta declaración Jesús respondió veladamente una solicitud de carácter temporal con una enseñanza de carácter igualmente temporal pero con implicaciones eternas. Destacó que el Padre ha preparado para sus santos un lugar especial en el reino de Dios (ver también Juan 14:1-3).

Una reacción de celos entre los apóstoles

Los diez.
Es decir, el resto de los apóstoles.
Cuando oyeron esto.
 Cuando se enteraron, como quiera que haya sido. No dice que hayan estado en la reunión donde Salomé hizo su solicitud. Probablemente esta solicitud se haya hecho en privado, pero de alguna manera llegó a ser conocida por el resto de los apóstoles.
Se enojaron con los dos hermanos.
Es significativa esta reacción entre los diez apóstoles restantes. Es interesante que no se molestaron con Salomé, a quien, como madre entendieron, pero se indignaron, con el pensamiento de que "¿por qué habrían Jacobo y Juan de solicitar privilegios especiales?". Esta molestia nos habla mucho sobre el grado incipiente de madurez espiritual que tenían los apóstoles en este momento de su preparación. El pasaje paralelo en Marcos 10:41 da a entender que esta indignación debió prolongarse entre ellos por algún tiempo.

Comentarios adicionales

Los comentarios adicionales complementan el análisis textual con enfoques y perspectivas, brindando aún un mayor contexto al estudio.

La universalidad de los conflictos de autoridad

Los conflictos de autoridad siempre han existido y existirán en uno u otro momento. Son característicos de todos los organismos sociales, por lo que pueden presentarse también en la Iglesia. Los conflictos se presentan por la sencilla razón de que cada persona tiene un carácter, opinión y criterios diferentes y no siempre coincidimos.

La diferencia es la revelación

No obstante, la Iglesia de Jesucristo no es como cualquier otro organismo social en dos aspectos fundamentales:
  • La Iglesia está organizada por revelación en una forma que minimiza la posibilidad de que se presenten estos conflictos.
  • Adicionalmente, el evangelio comprende ejemplos, principios y normas para evitar tanto el abuso de autoridad como los conflictos de autoridad.
Mientras mejor conozcan los líderes la organización y normas de la Iglesia, plasmadas tanto en las Escrituras como en los manuales oficiales de la misma, menos posibilidades hay de que se presenten los conflictos de autoridad y aún en el caso de que estos lleguen a presentarse pueden resolverse fácilmente.[caption id="attachment_22138" align="aligncenter" width="475"]Cómo tratar con conflictos de autoridad en la iglesia - 2 El evangelio nos brinda herramientas para comprender y tratar apropiadamente los conflictos de autoridad y disolverlos[/caption]La contención y el debate han sido descartados por el Señor como medios admisibles para la resolución de los conflictos (3 Nefi 11:29-30). En cambio, el evangelio resalta que un discípulo debe practicar en todo momento las virtudes de la fe, la paciencia, la longanimidad (presencia de ánimo), el perdón y el amor (Efesios 4:15-16; Efesios 4:12-13).No debemos mostrarnos extrañados de que los conflictos existan. Más bien debemos preocuparnos de aumentar nuestro conocimiento y madurez en el evangelio para no ser nosotros quienes los provoquemos (Lucas 17:1) y para ser quienes sean capaces de saber tratarlos con espiritualidad y resolverlos (3 Nefi 12:9).

Citas citables

Déjame compartirte alguna de las citas que tuve que estudiar mientras preparaba este artículo. Toma nota de que todas las traducciones son mías y son traducciones libres.
"Cualquier persona entiende que es muy diferente a cualquier otro individuo. Existían diferencias incluso entre los discípulos de Jesús. Debido a los rasgos de personalidad y características individuales, los discípulos no siempre estaban de acuerdo entre sí. En Lucas 17:1-10 el Salvador dio una lección sobre el perdón y la superación de las ofensas. Les dijo a sus discípulos que "es imposible que no vengan tropiezos" (Versículo 1). Les animó a perdonarse unos a otros hasta siete veces en un día. En otra ocasión, la madre de Santiago y Juan vino a una reunión de los apóstoles y pidió a Jesús que concediese que sus dos hijos pudieran sentarse a su derecha ya su izquierda en el reino. Ella quería que sus dos hijos presidiesen sobre los demás. ¿Cuál fue la respuesta [de los apóstoles]? "Cuando los diez oyeron esto, se enojaron contra los dos hermanos." (Mateo 20:24; ver 20-28 para leer todo el relato.)
"Al vivir en una familia, una vecindad, un barrio, una comunidad, y una nación, inevitablemente se dan y se reciben ofensas. Es "imposible" que no experimentemos esto. Por tanto, no debería sorprendernos que los esposos y esposas difieran en ocasiones en sus preferencias y planes. Un dicho común señala que "si dos personas siempre están de acuerdo, una es innecesaria". El desafío, entonces, es que las parejas casadas aprendan a lidiar con las diferencias que se producen. Algunos jóvenes se encuentran con diferencias en las primeras etapas de su matrimonio y empiezan a pensar cosas como "Si sólo me hubiera casado con fulano de tal, estas cosas no habrían sucedido". No se dan cuenta que siempre habrá diferencias, independientemente de con quien uno se casa". (Brent A. Barlow, escritor independiente SUD, Dealing with Differences in Marriage [Cómo lidiar con las diferencias en el matrimonio] ( 1992)).

4 Comentarios

  1. Creo que gran parte del problema para resolver conflictos se debe a que comúnmente nos aferramos a la idea de que tenemos la razón y el otro "abusó" y no queremos aplicar lo que tu mencionas. Es curioso, exigimos justicia y "castigo" para el que consideramos transgresor, pero suplicamos misericordia y comprensión para nosotros. Creo que el mayor ejemplo de esto que explicas fue el rey David y su actitud para el Rey Saúl, pues al final el reconoció en el al "ungido del Señor" e incluso lloró la muerte de aquel que buscaba su destrucción.

    Es triste pero la cita que das de Doctrina y Convenios es la menos citada y considerada para quienes hemos enfrentado las "injusticias" del que está puesto para servir.

Dejar respuesta