Análisis Textuales
1 Timoteo 5

El problema de imponer las manos a la ligera

-> 51
17
112

Introducción y antecedentes

Los antecedentes te servirán para poner el pasaje estudiado dentro de su contexto apropiado. ;)

El apóstol Pablo de Tarso, al dirigirse a Timoteo, le proporcionó un consejo de liderazgo que puede ser de mucho valor a los líderes del sacerdocio de la Iglesia al considerar la extensión de llamamientos o al participar de las ordenanzas: Cuídate de no imponer las manos a la ligera.

También lee
El hijo de Pablo de Tarso engendrado en prisión

Pasaje base

Este es el pasaje que estaremos estudiando hoy.
22  No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos; consérvate puro. (Nuevo Testamento | 1 Timoteo 5:22)

Análisis textual: El problema de imponer las manos a la ligera

El análisis textual revisa el pasaje frase por frase para comprender mejor el significado del pasaje y de sus palabras y expresiones.
No impongas con ligereza las manos a ninguno.
Pablo amonestó a Timoteo a conservar sagrada la ordenanza de imposición de manos, principalmente al ordenar o al extender llamamientos.
No participes en pecados ajenos.
El líder debe cuidar de no involucrarse en los asuntos que le son referidos de manera que no termine siendo cómplice de los mismos.
Consérvate puro.
Mantén tu dignidad por encima de todo.

Comentarios adicionales

Los comentarios adicionales complementan el análisis textual con enfoques y perspectivas, brindando aún un mayor contexto al estudio.
Este triple consejo de Pablo de Tarso a Timoteo puede considerarse también como una cadena de consecuencias. El imponer con ligereza las manos es a la vez una participación en pecados ajenos, ya sea por no haber considerado con seriedad la dignidad del candidato, o por no haber considerado su verdadero deseo de servir y su diligencia. Si bien el líder debe utilizar todos los recursos disponibles (incluso cuando realmente no hay muchos recursos ni opciones) se debe ejercer cuidado en ordenar o apartar sólo a aquellos que son dignos y que están dispuestos a ejercer su fe y a servir, ya que todo esto no sólo afecta la pureza de quien está siendo ordenado o apartado, sino también la del líder. José Smith expresó lo siguiente sobre el asunto, dirigiéndose a los líderes de su época (ver Citas Citables, a continuación):

Citas citables

Déjame compartirte alguna de las citas que tuve que estudiar mientras preparaba este artículo. Toma nota de que todas las traducciones son mías y son traducciones libres.
"Sobre el tema de la ordenación se precisan unas cuantas palabras. En muchos casos ha habido demasiada prisa respecto de este asunto, y se ha pasado por alto la amonestación de S. Pablo que dice: "No impongas de ligero las manos a ninguno." Algunos han sido ordenados para obrar en el ministerio, pero jamás lo han desempeñado ni magnificado su llamamiento. Estos van a perder su nombramiento a menos que despierten y magnifiquen su puesto. Los élderes que andan afuera deben tener mucho cuidado concerniente a este asunto, y cuando ordenan a un hombre para obrar en el santo ministerio, debe ser un hombre fiel que pueda enseñar a otros también, a fin de que no sufra la causa de Cristo. No es la multitud de predicadores lo que efectuará el glorioso milenio, sino aquellos que son "llamados, escogidos y fieles". "
José Smith, Jr.

17 Comentarios

    • Muchas gracias a tí, Magdalena, por el aliento y por tu amable comentario! Es un placer leer tus palabras, porque tus comentarios y los de todos los lectores enriquecen enormemente el sitio.

    • En Moroni 6:1 dice lo siguiente:

      Y ahora hablo concerniente al bautismo. He aquí, eran bautizados élderes, presbíteros y maestros; y no eran bautizados a menos que dieran frutos apropiados para manifestar que eran dignos de ello. (Libro de Mormón | Moroni 6:1)

      Siempre me ha intrigado, porque dice que eran bautizados ya como élderes, presbíteros y maestros. Yo pensaría que cuando eran bautizados ya se estaba pensando en que recibieran el sacerdocio inmediatamente después del bautismo, con tanta rapidez que en el lenguaje se reflejó como un solo acto (lo que pasaba antes con el bautismo y la confirmación, que se hacían el mismo día, ¿te acuerdas?). Moroni 6:1 es un pasaje muy interesante. Me dan ganas de dedicarle después un biblicomentario aparte.

      En Moisés 6:66-67, en la Perla de Gran Precio, viene el bautismo de Adán. Tras ser bautizado el Señor describió lo que se había hecho con estas palabras:

      66 Y oyó una voz del cielo que decía: Eres bautizado con fuego y con el Espíritu Santo. Éste es el testimonio del Padre y del Hijo, desde ahora y para siempre;

      67 y eres según el orden de aquel que fue sin principio de días ni fin de años, de eternidad en eternidad. (Perla de Gran Precio | Moisés 6:66–67)

      Es decir, Adán fue otro caso en que el que era bautizado recibió el sacerdocio inmediatamente después del bautismo.

      La instrucción actual dice que si el hombre es digno de recibir el bautismo es digno de recibir el sacerdocio, y en vista de los antecedentes anteriores yo pienso que es totalmente cierto. Lo que sí consideraría con atención es que se está realizando un convenio, y me parecería importante que quien lo hace esté plenamente conciente de lo que está haciendo. De ahí que pienso que debemos enseñárselo muy bien antes. No hay que tomarse tanto tiempo para hacerlo, ni meterle demasiadas cosas, sólo enseñárselo bien de modo que lo entienda y que cuando haga el convenio del sacerdocio esté realmente haciendo un convenio y no otra cosa.

      De cualquier manera, explicar este tipo de cosas a los miembros nuevos es nuestro deber después del bautismo:

      68 El deber de los miembros después de ser recibidos por el bautismo: Los élderes o los presbíteros deben disponer de tiempo suficiente para explicar al entendimiento de los miembros todas las cosas concernientes a la Iglesia de Cristo, antes que éstos tomen la santa cena y sean confirmados por la imposición de las manos de los élderes, a fin de que se hagan todas las cosas en orden. (Doctrina y Convenios 20:68)

      ¿Tú qué crées?

      • Me parece que está bien argumentado, aunque a veces veo bautismos que reciben el sacerdocio aarónico y no parece que tienen muy claro lo que está pasando. Creo que es cuestión de concienciar a los responsables que se cercioren de que los recien bautizados sepan que significa esa imposición de manos.

  1. Gracias Juan Pablo por tus aportaciones, Tengo la impresión que no debemos tratar ningun tema con ligereza cuando se trata de la importancia del servicio en la iglesia, aun cuando muchas veces como lo comentas no existen tantos recursos, es preciso de nunca imponer solo una idea en nuestra mente si no de guiarnos por el espiritu, algunas veces cuando servicios como lideres tratamos de idealizar nuestros pensamientos o nuestros deseos personales aun creyendo que son justos, y se comete el error de " imponer las manos con ligereza ", el resultado lo conocemos, muchas veces doloroso, hasta podriamos convertirnos en piedra de tropiezo para otras personas; sin embargo cuando nuestra mente y nuestro corazon mantienen este vinculo asociado bajo la influencia del espiritu, podremos observar a ese corazon deseoso de dar lo mejor y dejarse llevar por los senimientos de paz, humildad que el espiritu sabe brindar y que nos inspira a desarrollar nuestra labor tal como el Cristo lo desea. El imponer las manos debe ser fuente de inspiración y fe, para lo que se desea lograr y para quien lo reciba.

  2. Creo que los poseedores del sacerdocio deben guiar y explicar al miembro nuevo, lo que significa el hacer este convenio del sacerdocio, y que se lo otorgan después del bautismo, x q sus pecados fueron perdonados y quedan completamente limpios y puros, condición q los acredita para recibir el santo sacerdocio y seguir en el camino .

Dejar respuesta