Análisis Textuales
Job 38

¿Quiénes acompañaron a Dios durante la Creación, según la Biblia?

-> 8543
10
179
Los hijos de Dios que le acompañaron en la Creación, según la Biblia
El Señor informa a Job sobre las circunstancias de la Creación

Introducción y antecedentes

Los antecedentes te servirán para poner el pasaje estudiado dentro de su contexto apropiado. ;)

Tras de que su amigo Eliú le instara a “considerar las maravillas de Dios” (Job 37:14), Job es abordado también por Jehová, quien le hace cuestionamientos para que Job descubra su propia ignorancia y su dependencia de Dios, a fin de que desarrolle la humildad necesaria para poder ayudarle a salir de sus desafíos y dificultades, que parecían en ese momento insuperables. Al descubrir la grandeza del poder de Dios, Job podría desarrollar la fe que le impulsaría a colocarse por encima de cualquier dificultad que inicialmente le pudiera parecer imposible.

También lee
Cómo confiar en Dios sin reservas

Pasaje base

Este es el pasaje que estaremos estudiando hoy.

4 ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?
Házmelo saber, si tienes entendimiento.
5 ¿Quién dispuso sus medidas, si lo sabes?
¿O quién extendió sobre ella cordel?
6 ¿Sobre qué están fundadas sus bases?
¿O quién puso su piedra angular,
7 cuando alababan todas las estrellas del alba,
y se regocijaban todos los hijos de Dios?
(Antiguo Testamento | Job 38:4–7)

Análisis textual: ¿Quiénes acompañaron a Dios durante la Creación, según la Biblia?

El análisis textual revisa el pasaje frase por frase para comprender mejor el significado del pasaje y de sus palabras y expresiones.
¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?
Esta es la pregunta fundamental que se debe tener en cuenta durante toda la lectura del pasaje. Jehová le demuestra a Job su ignorancia preguntándole dónde se encontraba durante la Creación de la tierra. Más adelante, en el mismo pasaje, el Señor mismo le proporciona esa respuesta.
Házmelo saber, si tienes entendimiento
Como se puede ver, el Señor está poniendo a prueba el conocimiento y la comprensión de Job. La pregunta se podría expresar como “De acuerdo con el conocimiento limitado que tienes, ¿alcanzas a comprender dónde estabas tú durante la Creación de la tierra?”.
Medidas… cordel… basas… piedra angular
Con todas estas expresiones el Señor está estableciendo una metáfora para comparar la Creación de la tierra con la construcción de un edificio. Esta comparación muestra, además, que la tierra se creó con bases matemáticas y de diseño inteligente. El Señor cuestiona a Job: ¿cuáles son estas bases, acaso las conoces? ¿Sabes cuál es el diseño sobre el cuál fue creada la tierra y quién o quiénes participaron en la ejecución de este diseño?
cuando alababan todas las estrellas del alba,
y se regocijaban todos los hijos de Dios
Esta es la expresión más interesante del pasaje. ¡Indica, de pura entrada, que Dios no estuvo solo durante la Creación!

Ese instante (“cuando”), durante la Creación de la tierra, también se encontraban presentes “las estrellas del alba” o, como dice en la línea siguiente, “los hijos de Dios”.
Este es un caso de paralelismo, el estilo hebreo que se usa mucho en el Antiguo Testamento y según el cual un concepto se repite con otras palabras para poder enfatizarlo. De esta manera, “alabar” y “regocijar” son en realidad dos maneras de expresar la misma acción.
En consecuencia, las expresiones “estrellas del alba” e “hijos de Dios” son equivalentes.
No solo dice que “los hijos de Dios” estuvieron presentes durante la Creación, sino “todos los hijos de Dios”. Es decir, también tú y yo, nosotros. Esto es lo que hace más sorprendente y memorable este pasaje. Nosotros estuvimos presentes durante la Creación.

Comentarios adicionales

Los comentarios adicionales complementan el análisis textual con enfoques y perspectivas, brindando aún un mayor contexto al estudio.

Este pasaje de la biblia pertenece a una colección de pasajes que hablan sobre las circunstancias peculiares de la Creación. De ellos se desprende:

  • Que Dios no estuvo solo durante la Creación de la tierra.
  • Que la vida del hombre no comienza con el nacimiento sobre la tierra.
  • Que se nos conocía como “hijos de Dios” desde ese entonces, y que, por lo tanto, ¡somos hijos literales de Dios!

Estos pasajes arrojan la importante lección de que la expresión “hijos de Dios” no es una metáfora. Esta es la razón por la que Dios es llamado en las escrituras como nuestro Padre (Juan 20:17; Mateo 6:9). Así como Jesucristo existió antes de su nacimiento, también nosotros, como una sola familia, en que Dios fungió como nuestro Padre Celestial y Jesucristo como nuestro Hermano mayor (el Primogénito de Dios; Romanos 8:29-30). Nuestra identidad, nuestro carácter, nuestros talentos comenzaron allí, en lo que es conocido como “vida preterrenal”.

Este concepto no tiene nada que ver con la rencarnación. Establece, simplemente, que nuestra vida comenzó antes del nacimiento en la tierra, en la presencia de Dios, al cual la Biblia también llama “el Padre de los espíritus” (Hebreos 12:9). Así como nuestros padres terrenales son padres de nuestro cuerpo físico, Dios es el Padre literal de nuestros espíritus. En esta forma espiritual existimos y nos regocijamos por la creación de la tierra, que tantas oportunidades nos brindaría para el perfeccionamiento y la salvación en el reino celestial de Dios.

Una nota sobre las estrellas del alba

Las estrellas en la Biblia representan a los hijos de Dios
Las estrellas en la Biblia representan a los hijos de Dios

La expresión “estrellas del alba”, usada en Job 38:7, es también muy interesante. Son muchos los pasajes de las escrituras en donde las estrellas se usan como símbolo del estado espiritual del hombre. Por ejemplo, en Apocalipsis 1:20, las estrellas se usan para representar a los ministros (líderes locales) de las siete Iglesias de Asia. Jesucristo también se hace representar por una estrella (Apocalipsis 22:16). Aún así, el resplandor de Jesucristo es mayormente comparado con el sol (Apocalipsis 1:16; 1 Nefi 1:9-10). El símbolo con que el último libro del Antiguo Testamento describe a Jesucristo es “el sol de justicia” (Malaquías 4:2). Jesucristo es la fuente de luz a que debemos mirar, él es la luz del mundo, y cuando seguimos esa luz nos iluminamos nosotros (Juan 8:12).

En el plan de salvación, el hombre progresa desde el estado inicial de una estrella (un brillo pequeño, incipiente) hasta un resplandor mayor (el resplandor del sol: Mateo 13:43; Proverbios 4:18; DyC 50:24).

Citas citables

Déjame compartirte alguna de las citas que tuve que estudiar mientras preparaba este artículo. Toma nota de que todas las traducciones son mías y son traducciones libres.
Testifico que estuvimos allí, gritando de gozo, como hijos e hijas de Dios. Todos nosotros. Somos buenos porque somos hijos espirituales de Dios. El nos creó para ser exitosos. Cada uno tiene una historia personal de éxito. Sabemos que guardamos nuestro primer estado y que estuvimos entre “los nobles y grandes” para ser reservados hasta estos memorables días en que el evangelio estuviese en la tierra en su plenitud. En consecuencia, se espera mucho de nosotros. No nos podemos permitir limitarnos a nosotros mismos con una falta de comprensión de nuestra naturaleza divina y de nuestro potencial eterno.
M. Russell Ballard

10 Comentarios

Dejar respuesta