Análisis Textuales
1 Nefi 3

Nefi y sus hermanos son comisionados para volver a Jerusalén

-> 1189
0
64

Introducción y antecedentes

Los antecedentes te servirán para poner el pasaje estudiado dentro de su contexto apropiado. ;)

Pasaje base

Este es el pasaje que estaremos estudiando hoy.

2 Y sucedió que me habló, diciendo: He aquí, he soñado un sueño, en el que el Señor me ha mandado que tú y tus hermanos volváis a Jerusalén. (Libro de Mormón | 1 Nefi 3:2)

Análisis textual: Nefi y sus hermanos son comisionados para volver a Jerusalén

El análisis textual revisa el pasaje frase por frase para comprender mejor el significado del pasaje y de sus palabras y expresiones.
Me habló.
La conversación se desarrolla entre Nefi y su padre. Lehi habla a Nefi después de que Nefi ha sido bendecido por el Señor en el monte (ver 2 Nefi 2:19–24).
He soñado un sueño.
La composición de esta expresión es desconcertante. Para nosotros es un pleonasmo. ¿Qué otra cosa podría ser soñada sino un sueño? No obstante, es una expresión perfectamente correcta cuando pensamos que el lenguaje original del Libro de Mormón tenía tanto que ver con “la ciencia de los judíos” como con “el idioma de los egipcios” (1 Nefi 1:2). El hebreo, idioma de los egipcios, contenía muchas expresiones como ésta, y su presencia en el Libro de Mormón, lejos de dañar su imágen, es una muestra más de su integridad y su autenticidad, ya que al momento de traducir, José Smith desconocía que estas eran expresiones hebraicas auténticas, y él se limitó a ponerlas tal como las encontró.
Un sueño.
El Señor se comunica con el hombre a través de muchos medios. En el caso de Lehi es evidente que él tenía el don de sueños y a través de él recibió muchas de sus revelaciones.
El Señor me ha mandado.
Lehi deja bien en claro que el mandamiento no proviene de su deseo o voluntad, sino de la del Señor.
Tú y tus hermanos.
El mandato era también muy claro en cuanto a cómo debía de ser conformado el equipo. El Señor acababa de bendecir a Nefi de manera especial, y esta era una prueba de aprendizaje tanto para él como para sus hermanos, quienes desconocían esa bendición.
Volváis a Jerusalén.
De donde no hacía mucho acababan de salir. Si los hijos de Lehi tenían alguna conformidad hasta ese momento en abandonar todo lo que les era seguro y conocido para salir al temible desierto, volver a Jerusalén para una misión temporal se convertiría en una gran prueba para todos los integrantes del equipo.

Dejar respuesta