Análisis Textuales
Moisés 8 Génesis 6

Noé fue mucho más que un reportero del clima

-> 2389
0
25

Introducción y antecedentes

Los antecedentes te servirán para poner el pasaje estudiado dentro de su contexto apropiado. ;)

En general es muy poco lo que el mundo sabe acerca de Noé. Pedro le llama “pregonero de justicia” (2 Pedro 2:5). Esta designación por parte de Pedro da un indicio claro de que Noé predicó muchas más cosas que las que aparecen en nuestras Biblias, ya que en nuestra traducción actual de la Biblia (ver Génesis 6) pareciera que Noé sólo predijo la venida del diluvio. ¿En qué consistía entonces “la justicia” pregonada por Noé?

El libro de Moisés viene al rescate

El libro de Moisés es parte de la Traducción de José Smith del libro de Génesis y actualmente se encuentra incluido en la Perla de Gran Precio. A través de este libro se han restaurado grandes tesoros de verdad. Por ejemplo:

También lee
Autor y fecha del libro de Eclesiastes

Pasaje base

Este es el pasaje que estaremos estudiando hoy.
23 Y sucedió que Noé continuó su predicación al pueblo, diciendo: Escuchad y dad oído a mis palabras;24 creed y arrepentíos de vuestros pecados y bautizaos en el nombre de Jesucristo, el Hijo de Dios, tal como nuestros padres, y recibiréis el Espíritu Santo, a fin de que se os manifiesten todas las cosas; y si no hacéis esto, las aguas vendrán sobre vosotros. Sin embargo, no escucharon. (Perla de Gran Precio | Moisés 8:23–24)

Análisis textual: Noé fue mucho más que un reportero del clima

El análisis textual revisa el pasaje frase por frase para comprender mejor el significado del pasaje y de sus palabras y expresiones.
Noé continuó su predicación.
Noé predicó a lo largo de ciento veinte años. No tenemos un relato detallado de su vida y sus discursos pero, en resumen, el contenido de su predicación era el siguiente:

Fe en Jesucristo

Creed.
Noé predicaba la fe, según dice más adelante este versículo, "en el nombre de Jesucristo, el Hijo de Dios". La invitación era, entonces, a creer en Jesucristo: que vendría en el meridiano de los tiempos para pagar por los pecados del mundo y que la esperanza de la humanidad estaba en él.

Arrepentimiento

Arrepentíos de vuestros pecados.
En consecuencia, Noé invitaba al pueblo a poner su vida en orden, a dejar la maldad y a volverse a Dios para poder alcanzar el perdón de sus pecados gracias al sacrificio expiatorio de Jesucristo.

Bautismo

Bautizaos.
Como señal de su arrepentimiento y para que pudieran concertar un convenio con Dios, Noé les invitaba a recibir un bautismo.
Tal como nuestros padres.
Esta pequeña frase es muy interesante. Significa que Noé no predicaba una ordenanza nueva. Estaba invitando al pueblo a recibir la misma ordenanza que habían recibido también sus padres, desde Adán, es decir, el bautismo. Esto es un indicativo de que el bautismo es una ordenanza que ha existido desde el principio de los tiempos y que el bautismo no comenzó con Juan el Bautista.

El don del Espíritu Santo

Recibiréis el Espíritu Santo.
Si el pueblo recibía el bautismo se le daba la promesa de que, a través de una segunda ordenanza, podrían recibir el don del Espíritu Santo.
A fin de que se os manifiesten todas las cosas.
A través del don del Espíritu Santo podrían recibir revelación personal, es decir, comunicación directa con los cielos para poder tener visiones y todos los dones espirituales necesarios para la comprensión de las cosas de los cielos.

Consecuencias de rechazar el plan de Dios

Si no hacéis esto.
Lo anterior es lo que recibirían si obedecían el mandato de Dios. Pero así como existían consecuencias positivas sobre las buenas acciones también existirían consecuencias negativas sobre la desobediencia.
Las aguas vendrán sobre vosotros.
Lo cual sería la consecuencia negativa sobre la desobediencia y que representaría una destrucción total de la humanidad.
No escucharon.
Tras ciento veinte años invertidos por Noé en predicar este mensaje el resultado se resume en esas dos trágicas palabras. No quisieron escuchar (ya no digamos seguir) el mensaje de Noé acerca de la fe en Jesucristo, el arrepentimiento, el bautismo y el don del Espíritu Santo.

Comentarios adicionales

Los comentarios adicionales complementan el análisis textual con enfoques y perspectivas, brindando aún un mayor contexto al estudio.
Noé les acercó los dos primeros principios y ordenanzas del evangelio de Jesucristo, pero ellos no quisieron recibirlo. No en balde, el versículo siguiente informa los sentimientos de tristeza que colmaron el corazón de Noé por tan largo e infructuoso esfuerzo.

[pasaje]25 Y le pesó a Noé, y se afligió su corazón de que el Señor hubiese formado al hombre sobre la tierra, y se apesadumbró su corazón.

(Perla de Gran Precio | Moisés 8:25)[/pasaje]

Citas citables

Déjame compartirte alguna de las citas que tuve que estudiar mientras preparaba este artículo. Toma nota de que todas las traducciones son mías y son traducciones libres.

Noé fue mucho más que un reportero del clima


En el libro de Apocalipsis nos enteramos de que lo que caracteriza a los profetas ("el espíritu de profecía") es el testificar sobre Jesucristo (Apocalipsis 19:10). Esta ha sido una característica distintiva de todos los profetas desde el principio, incluso de los profetas tan antiguos como Adán o Noé. El erudito SUD Robert J. Matthews comenta que Noé fue mucho más que un simple anunciador del clima.

Aprendemos de la Traducción de José Smith (Moisés 8: 23-24), sin embargo, que Noé predicó el arrepentimiento y la fe en Jesucristo, y el bautismo y la recepción del Espíritu Santo. También advirtió a la gente que si no aceptaban el evangelio de Cristo, el diluvio vendría sobre ellos. Eso es importante. No fue por rechazar el informe del clima que el pueblo fue destruido, sino por rechazar los primeros principios del Evangelio de Jesucristo. Noé no era un profeta del clima sino un profeta del Señor Jesucristo.

Dejar respuesta