Análisis Textuales
Hechos 17

El modelo de Pablo de Tarso para la predicación del evangelio

-> 3085
0
99
El modelo de Pablo de Tarso para la predicación del evangelio

Introducción y antecedentes

Los antecedentes te servirán para poner el pasaje estudiado dentro de su contexto apropiado. ;)

Durante su segundo viaje misional, Pablo de Tarso y su compañero, Silas, fueron encarcelados en Macedonia por causa de la palabra, lo que tomaron, por supuesto, como una excelente ocasión para predicarle al carcelero y convertirle al evangelio (lo que cualquiera haría en su situación, ¿no es cierto?). Cuando los oficiales se dieron cuenta de que habían encarcelado a ciudadanos romanos les dio mucho miedo y liberaron a Pablo y a Silas. No obstante, éstos tuvieron que seguir las órdenes de los magistrados y salir de la ciudad. Llevando a Timoteo, continuaron entonces con el itinerario de su gira misional, con lo cual llevaron el mensaje del evangelio de Jesucristo a los tesalonicenses.

También lee
Cómo reafirma el testimonio de Nefi la veracidad del Libro de Mormón

Pasaje base

Este es el pasaje que estaremos estudiando hoy.

Y pasando por Anfípolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos.
2 Y Pablo, como acostumbraba, entró a reunirse con ellos, y durante tres días de reposo discutió con ellos, empleando las Escrituras,
3 declarando y exponiendo que era necesario que el Cristo padeciese y resucitase de entre los muertos; y decía: Jesús, a quien yo os anuncio, es el Cristo.
(Nuevo Testamento | Hechos 17:1–3)

Análisis textual: El modelo de Pablo de Tarso para la predicación del evangelio

El análisis textual revisa el pasaje frase por frase para comprender mejor el significado del pasaje y de sus palabras y expresiones.

La ubicación de Tesalónica

Y pasando por Anfípolis y Apolonia.
Mira el mapa 13 de tu Biblia Reina Valera/SUD. Verás que allá arriba está Macedonia, de donde Pablo de Tarso y Silas acababan de ser expulsados. Ellos bajaron un poco hacia el sudeste.
Llegaron a Tesalónica.
Una ciudad de Grecia que desde hacía algunas décadas se había conservado autónoma a través de una alianza con los romanos. Pablo llega allí alrededor del año 50 d.C.

Pistas sobre la forma de trabajar de Pablo de Tarso

Donde había una sinagoga de los judíos.
Además de concentrarse en la tierra de Israel, los judíos se encontraban dispersos por todo el imperio romano. Nota que Pablo de Tarso sólo pasó por Anfípolis y Apolonia, sin detenerse. Es muy posible que conviniera más a sus planes encontrar un lugar donde poder reunirse con los judíos y predicarles en grupo. Sólo había un lugar así en Tesalónica. Pablo buscaba maneras de ser más eficiente.
Pablo, como acostumbraba.
Aunque su gira era hacia los gentiles había algunas oportunidades de predicar a compatriotas. Cuando predicaba a los judíos, Pablo prefería hacerlo de manera cómoda para ellos, en sus sinagogas.
Entró a reunirse con ellos.
Si había una buena recepción la sinagoga era un lugar ideal, ya que podían sostenerse discursos públicos y sesiones de preguntas y respuestas.
Durante tres días de reposo.
Es decir, durante una agenda de tres citas semanales en la sinagoga. Evidentemente hubo una buena recepción, pues estaba siendo invitado a expresarse nuevamente.

El método de predicación de Pablo de Tarso

Discutió con ellos.
Aquí la palabra “discutir” no refleja contención, sino una exposición e intercambio abierto de ideas.

Paso uno

Empleando las Escrituras.
El modelo básico de Pablo de Tarso, así como del resto de los apóstoles, era partir de las Escrituras. No comenzaban con suposiciones, vagos recuerdos u opiniones propias, sino que valientemente sacaban las escrituras y comenzaban a leerlas. Esto daba una autoridad incuestionable a sus palabras.
Declarando y exponiendo.
A partir de las Escrituras, Pablo hacía nuevas declaraciones, no para expresar su propia opinión, sino para aclarar el sentido de lo que iba leyendo para sus oyentes. Encadenaba una escritura con otra, para ayudar a sus escuchas a ampliar sus conclusiones. El mensaje central era:
Que era necesario que el Cristo padeciese y resucitase.
Mostraba cómo las Escrituras planteaban esa necesidad. Si todos los judíos esperaban a un Mesías era necesario para todos entender que una de sus características era la de llevar a cabo una expiación y una resurrección. Los judíos debieron sorprenderse al encontrar estos significados en las Escrituras que seguramente no habían considerado antes.

Paso dos

Y decía.
Ahora que los judíos sabían que la misión del Mesías incluía la expiación y la resurrección…
Jesús, a quien yo os anuncio es el Cristo.
…Pablo agregaba su propio testimonio, personal y apostólico, como testigo especial de que Jesucristo era, precisamente, ese Mesías al que el pueblo judío por tanto tiempo había esperado.

Comentarios adicionales

Los comentarios adicionales complementan el análisis textual con enfoques y perspectivas, brindando aún un mayor contexto al estudio.

Pablo de Tarso no predicaba de una manera improvisada. Seguía las impresiones del Espíritu y contaba, además, con un método, al que procuraba ceñirse según las distintas ocasiones. Usaba una metodología particular para los gentiles y otra para con sus compatriotas judíos. Estos primeros versículos del capítulo diecisiete de Hechos nos ayudan a descubrir el método que utilizaba con los judíos, el cual sigue siendo sumamente útil, aún en la actualidad, para anunciar la restauración del evangelio. Hoy no voy a hacer muchos comentarios. Prefiero traducir y dejar hablar al élder Bruce R. McConkie, que hace la siguiente observación en su obra Doctrinal New Testament Commentary, vol. 2, de 1971:

Citas citables

Déjame compartirte alguna de las citas que tuve que estudiar mientras preparaba este artículo. Toma nota de que todas las traducciones son mías y son traducciones libres.

“La forma en que Pablo predicaba a los no-miembros era esta: 1) Razonaba con ellos desde las Escrituras, para mostrarles las promesas de que Cristo vendría para traer la salvación; y 2) testificaba que Jesús, a quien él, Pablo, predicaba, era el Mesías prometido.


“Hoy los élderes de Israel siguen el mismo patrón en su trabajo misional. Ellos razonan con la gente, mostrándoles las promesas de las Escrituras acerca de una restauración que vendría en los últimos días; así como la lógica y el sentido de las doctrinas recientemente reveladas. Entonces llevan sus enseñanzas al clímax al testificar que José Smith era el poderoso profeta de la restauración y que sus enseñanzas (como el Libro de Mormón) son la mente, la voluntad y la voz de Dios a los hombres que viven ahora”. (Bruce R. McConkie, Doctrinal New Testament Commentary, vol. 2, 1971, traducción libre por Juan Pablo Marichal).


Dejar respuesta