Análisis Textuales
Efesios 2 Mateo 16 Doctrina y Convenios 128

La relación entre la Iglesia de Jesucristo y las puertas del Hades

-> 19041
0
860

Introducción y antecedentes

Los antecedentes te servirán para poner el pasaje estudiado dentro de su contexto apropiado. ;)

Jesús tomó a sus apóstoles fuera del camino habitual, llevándoles hasta Cesarea de Filipo. Allí, estando a solas con ellos, discutieron sobre un asunto fundamental y delicado: ¿Cuál era la identidad real de Jesús? Algunos decían que era la representación viviente de alguno de los profetas antiguos como Elías o Jeremías. Pero Pedro sabía algo más que nadie había dicho. Había sido visitado por el Espíritu Santo y sabía por revelación personal que Jesús era el Cristo, el Mesías y el Hijo del Dios viviente. Este valiente testimonio ganó la admiración de Cristo y fue tomado como indicativo de la madurez no sólo del apóstol Pedro sino de todo el grupo apostólico en representación del cuál este apóstol principal hablaba. Jesús inmediatamente se dirigió a Pedro para hablarle sobre el valor de la revelación y sobre las características de la organización de la Iglesia. ¡Lejos estaba Pedro de siquiera suponer el alcance de su encomienda!

También lee
El orden al que los profetas se sujetan

Pasaje base

Este es el pasaje que estaremos estudiando hoy.

18 Mas yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.

(Nuevo Testamento | Mateo 16:18)

Análisis textual: La relación entre la Iglesia de Jesucristo y las puertas del Hades

El análisis textual revisa el pasaje frase por frase para comprender mejor el significado del pasaje y de sus palabras y expresiones.

El valor de la revelación

Yo. Jesucristo, que es quien habla en este momento.
También te digo. Además de lo que acabo decirte con respecto a la revelación (ver versículo 17).
Tú eres Pedro. En el versículo anterior, versículo 17, Jesucristo llama al apóstol principal por su nombre de nacimiento: “Simón, hijo de Jonás”. Sin embargo, en este versículo le llama por un nombre especial: Pedro. Esta es la contraparte griega al nombre especial que Jesús le había dado a este apóstol: Cefas (Juan 1:42). De acuerdo con el propio Juan, Cefas (=Pedro) quiere decir “piedra”. La traducción de José Smith indica que también quiere decir “vidente” (JST, Juan 1:42).

La organización de la Iglesia

Jesucristo es la piedra angular de la Iglesia
Al indicársele a Pedro la forma en que la Iglesia de Jesucristo sería organizada se le prometió que las puertas del Hades no podrían prevalecer contra ella.

Sobre esta roca. Por medio de un ingenioso juego de palabras se hace un contraste simbólico entre la palabra “Pedro”, que es una piedra pequeña, y la Roca de Salvación, que es Jesucristo. El versículo 18 tiene que verse como una continuidad del versículo 17, en que el tema principal es la revelación. La Iglesia se constituye sobre Jesucristo, la Roca de Salvación y Piedra Angular, y sobre la roca de la revelación (Petra), de la cual la piedra (Pedro) o profeta vidente (Cefas) constituye una pieza fundamental.
Edificaré mi iglesia. La Iglesia es comparada aquí con un edificio en que todas sus partes se construyen de manera armónica, coordinada y funcional. Con respecto a la arquitectura de esta construcción conviene ahora traer a la memoria la descripción de Efesios 2:20-22:

Efesios 2:20–22
20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo
Jesucristo mismo,

21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;

22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

(Nuevo Testamento | Efesios 2:20–22)

La piedra fundamental o angular es, pues, Jesucristo, en tanto que el fundamento (cimiento, base) de la Iglesia es la existencia de apóstoles y profetas, quienes reciben la revelación de Jesucristo. Esencialmente, este es el mensaje que estaba siendo dado a Pedro: los componentes indispensables de la organización de la Iglesia (Jesucristo a la cabeza, apóstoles y profetas, revelación) sin los cuales la Iglesia de Jesucristo no puede existir o ser reconocida por él como tal.

Otros componentes esenciales de la organización (arquitectura) de la Iglesia son mencionados en Efesios 4:11-16.

Poder contra las puertas del Hades

Las puertas del infierno (πυλαι Αδου). Considero un tanto desafortunado que se haya traducido el término original Hades (Αδου = ᾅδης) como infierno. Aunque emparentados, ambos términos no significan lo mismo. El Hades es el reino de la muerte. Visto así, y considerando la descripción del mundo espiritual proporcionada por Jesucristo en la parábola del rico y Lázaro (Lucas 16:19-31), podemos ver que el infierno es solamente una parte del Hades. Estaría mejor traducido y se entendería este versículo de forma más integral si se hubiera respetado el original, Hades.
Como quiera, la expresión “las puertas del infierno” es correcta, e indica el punto principal de acceso y defensa de una ciudad amurallada, en el cual, además, se reunían los líderes del pueblo para tomar consejo y decisiones. De manera que, aunque la traducción como “puertas del infierno” es admisible y correcta, para representar las maquinaciones del adversario, debemos quedar apercibidos de que la interpretación integral de este versículo tiene un alcance superior, refiriéndose tanto al Hades (el todo) como al infierno (la parte).
No prevalecerán contra ella. Tomando en cuenta, pues, tanto la interpretación parcial como la integral de este versículo: a) las “puertas del infierno”, es decir, las maquinaciones del maligno, no tendrán poder contra la Iglesia de Jesucristo, el cual protegerá a sus santos contra ellas (2 Nefi 4:32; DyC 17:8) y b) las “puertas del Hades”, o de la muerte, no tendrán poder contra la Iglesia o, dicho de manera inversa, la Iglesia tendrá poder sobre el reino de la muerte, hablando no sólo de la muerte en el sentido espiritual, sino en el de la muerte física. Inmediatamente después de este versículo (18) viene en el versículo 19 la promesa de que Pedro recibirá un poder a través del cual lo que se atare en la tierra sería atado en el cielo. Es a través de este poder que la Iglesia puede prevalecer por encima de la aparente imposibilidad de la muerte.

Comentarios adicionales

Los comentarios adicionales complementan el análisis textual con enfoques y perspectivas, brindando aún un mayor contexto al estudio.

El pasaje de Mateo 16:13-20 es conocido como la “confesión de Pedro” y es el punto culminante del ministerio de Jesucristo, un hito a partir del cual sólo le queda “ir a Jerusalén” y entregarse (Mateo 16:21). La confesión de Pedro es un indicador de que tanto Pedro como los apóstoles habían recibido un testimonio por revelación y estaban, por tanto, listos para culminar ese testimonio cuando se presentaran los eventos finales del ministerio de Jesucristo.

 

Citas citables

Déjame compartirte alguna de las citas que tuve que estudiar mientras preparaba este artículo. Toma nota de que todas las traducciones son mías y son traducciones libres.

Me vas a perdonar, porque hoy me voy a reservar la cita citable. Estaba por colocar aquí una traducción de una cita de Hugh Nibley sobre el significado del término “gates of hell” (puertas del infierno), pero la verdad es que es un término tan amplio y tan interesante que merecerá tener por separado su propio biblicomentario. Anexo, sin embargo, la bibliografía.


Dejar respuesta