Análisis Textuales
Lucas 23

¿Prometió Jesús la salvación al ladrón sobre la cruz?

-> 3028
0
52

Introducción y antecedentes

Los antecedentes te servirán para poner el pasaje estudiado dentro de su contexto apropiado. ;)

Jesucristo se encontraba sobre el mortal instrumento de la muerte, crucificado entre dos ladrones. Uno de ellos, lleno de ira, intentó atacarle; el otro le defendió valientemente. Después, el que le había defendido se dirigió a Jesús con una súplica. “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino”. Conmovido ante las inquietudes y preocupaciones que seguramente colmaban la mente del sentenciado en esa sombría hora, Jesús dejó escapar una promesa que ha confundido a muchos, haciéndoles pensar que el ladrón había sido perdonado de todo y, de hecho, destinado a la salvación y a la vida eterna. Algunos incluso han encontrado en este pasaje justificación para creer que todos los pecados pueden ser perdonados con un acto de contricción en el lecho de muerte.

 

También lee
Por qué Juan el Bautista vestía pelo de camello

Pasaje base

Este es el pasaje que estaremos estudiando hoy.
43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.(Nuevo Testamento | Lucas 23:43)

Análisis textual: ¿Prometió Jesús la salvación al ladrón sobre la cruz?

El análisis textual revisa el pasaje frase por frase para comprender mejor el significado del pasaje y de sus palabras y expresiones.
Entonces Jesús le dijo.
Estando sobre la cruz, en un momento en que aún hablar era difícil y la conversación debía por fuerza ser breve.
De cierto te digo.
La expresión habitual de Jesús (y de Juan el Bautista) cuando deseaba expresar su absoluta certeza sobre un asunto.
Que hoy.
Este mismo día.
Estarás conmigo en el paraíso
. Porque el paraíso, la sección más bendecida del mundo espiritual, era el lugar al que Jesús se dirigiría al morir. Allí tendría una memorable reunión con algunos de los espíritus que se encontraban en ese lugar.

Comentarios adicionales

Los comentarios adicionales complementan el análisis textual con enfoques y perspectivas, brindando aún un mayor contexto al estudio.

Los requisitos imprescindibles para la salvación

Ya hemos explicado, en otro biblicomentario, que el paraíso no es lo mismo que la salvación o que la vida eterna, sino un lugar temporal de estadía para los justos, entre la muerte y la resurrección. El destino final que conocemos como vida eterna no puede obtenerse sino hasta después del juicio final, y este juicio no se presenta sino hasta después que se haya dado una resurrección universal para todos los hombres.Por otro lado, si hablamos del reino de Dios, o sea, de la vida eterna, hay algunos requisitos importantes. El bautismo es uno de ellos. Jesús explicó al sorprendido Nicodemo que se trataba de un requisito indispensable:[pasaje]5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo que el que no naciere de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. (Nuevo Testamento | Juan 3:5) [/pasaje]De esta manera, para entrar al reino de Dios (que no es el paraíso), el ladrón habría tenido que someterse a los mismos requisitos indispensables que el resto de los seguidores de Cristo: fe en él, arrepentimiento, bautismo, confirmación y una vida dedicada a la conversión del carácter y a la adquisición de atributos cristianos. En el breve instante que les quedaba sobre la cruz el cumplimiento de tales requisitos era imposible.

La invitación a recibir mayor conocimiento

No obstante, Jesús no desalentó al hombre que fervientemente le buscaba. Que el fervor del ladrón comenzó mucho antes de colgar sobre la cruz es evidente por la cuidadosa selección de sus palabras. El ladrón expresó que sabía que el reino de Dios estaba por venir aún y creía que Jesús sería quien lo presidiría. Esta convicción tampoco era el fruto de una convicción repentina y momentánea, sino de una reflexión larga, sincera y anticipada. Es un conocimiento al que no se puede llegar sino a través de una transformación espiritual. Jesús percibió que esa transformación no había terminado, pero en lugar de decirle al ladrón algo así como "lo siento, no estás aún preparado y no puedes entrar", Jesús identificó la oportunidad y encontró algo positivo y alentador para decirle: "Hoy estarás conmigo en el paraíso". Es decir, en el mundo de los espíritus. Con muy poco esfuerzo podríamos continuar ese hilo de pensamiento. Jesús bien podría haberle dicho: "¿Sabes? Tendré una reunión allí y haré algunas declaraciones importantes y modificaré las condiciones que existen actualmente en el mundo espiritual. Siéntate cerca, podrás escuchar las condiciones que ahora imperarán en el mundo de los espíritus, el trabajo que se va a hacer y sabrás lo que podrás hacer y en qué consiste tu esperanza. No te desalientes, sigue firme, ven a mí". Jesús no dijo todo esto. En cambio, Jesús le dijo "Hoy estarás conmigo en el paraíso" para expresarle exactamente lo mismo. Un mundo de información y comprensión en unas solas palabras.

Citas citables

Déjame compartirte alguna de las citas que tuve que estudiar mientras preparaba este artículo. Toma nota de que todas las traducciones son mías y son traducciones libres.
El erudito SUD Joseph Fielding McConkie realizó los siguientes comentarios que esclarecen mucho el significado de este pasaje y que con gusto selecciono y te traduzco a continuación:

  • "Pero, para entrar en la mansión en que Dios habita y donde los santos ángeles habitan debes nacer del agua y el Espíritu, porque sin ello no puedes entrar en ese reino".

  • "¿Iría el ladrón con él? Sí: 'Este día estarás conmigo en el paraíso', y allí te enseñaré junto con el resto".

  • "Así que al ladrón en la cruz no se le prometió la salvación ni tener un lugar entre los redimidos. La promesa que se le dio fue que tendría la oportunidad de que le fuera enseñado el evangelio en el mundo de los espíritus"


Todas estas citas se encuentran en el siguiente libro: McConkie, Joseph Fielding (1998): Answers. Straightforward answers to tough gospel questions. Puedes conseguirlo para ti siguiendo el enlace. Y si es así, que lo disfrutes.

Dejar respuesta