Análisis Textuales
Génesis 3

El pudor como señal de madurez, según la Biblia

-> 19044
0
144
El pudor como señal de madurez según la Biblia

Introducción y antecedentes

Los antecedentes te servirán para poner el pasaje estudiado dentro de su contexto apropiado. ;)

Tras participar del fruto prohibido (el fruto de un árbol), se despertó la conciencia del hombre, manifestándose en una mayor percepción de la naturaleza humana y de sus consecuencias. La primera cosa en despertarse fue el pudor, una señal de madurez, como un resultado natural de esta elevación de conciencia.

También lee
El modelo de Pablo de Tarso para la predicación del evangelio

Pasaje base

Este es el pasaje que estaremos estudiando hoy.
7 Y fueron abiertos los ojos de ambos, y supieron que estaban desnudos. Entonces cosieron hojas de higuera y se hicieron delantales. (Antiguo Testamento | Génesis 3:7)

Análisis textual: El pudor como señal de madurez, según la Biblia

El análisis textual revisa el pasaje frase por frase para comprender mejor el significado del pasaje y de sus palabras y expresiones.
Fueron abiertos los ojos de ambos.
Adán y Eva adquirieron una nueva consciencia, entendiendo como tal el discernimiento entre el bien y el mal. Se trata de una sensibilidad espiritual, un nuevo sentido del que no habían disfrutado antes.
Delantales.
Una prenda rústica de vestir para cubrir el cuerpo.
Cosieron hojas de higuera.
Con la adquisición de una conciencia superior, Adán y Eva sintieron pudor. No había ninguna ley escrita que les indicara la modestia. Sólo la ley escrita en su corazón. La necesidad de vestirse no resultó aquí solamente de la conveniencia funcional de hacerlo para protegerse de una inclemencia climática o del peligro de ser heridos; sino de la sensibilidad superior recién adquirida. No podía existir entre ellos mayor intimidad, pues habían sido unidos por Dios (sellados) anteriormente; y, sin embargo, decidieron cubrirse, no para ocultarse uno del otro, sino precisamente para proteger su intimidad de otro peligro que ahora podían percibir. Su desnudez no era un pecado por sí misma, pero ahora les exponía a un pecado, y desearon evitarlo de manera intuitiva.

Comentarios adicionales

Los comentarios adicionales complementan el análisis textual con enfoques y perspectivas, brindando aún un mayor contexto al estudio.
El pudor no es una forma de represión, porque no es cultivado, sino innato. Se presenta en todas las culturas y es conocido de manera universal. Si bien durante los primeros años de su infancia el pudor sólo es esporádico, el niño sí distingue la mala intención aunque no sepa describirla. Posteriormente, de una manera gradual, conforme va despertándose en él una sensibilidad, el niño reclama e incluso exige su intimidad, y nos enseña a los adultos a respetarlo. Todo esto sin necesidad de coerción o represión, porque el pudor es, en realidad, completamente innato y natural. El pudor no se crea, aunque sí se protege y se cultiva.Reprimir el pudor es reprimir la naturaleza y no al contrario. Es cierto que la represión exagerada de los impulsos humanos es totalmente contraproducente. Pero el pudor no forma parte de esta represión, porque no induce a reprimir los impulsos sino a orientarlos, a canalizarlos para su aprovechamiento y conveniencia, convirtiendo el amor en verdadera intimidad. De poco sirve la pasión que aísla y divide, dado que es más útil la sensibilidad que unifica y que exhalta a la pareja.El pudor conduce a la verdadera intimidad. Adán y Eva no eran ahora una pareja dividida, sino, cosa curiosa, más unida que antes. Habían decidido reservarse el uno para el otro y no dañarse nunca. Tras el diálogo disciplinario, Dios claramente respaldó esa actitud. [pasaje]13 Y fueron abiertos los ojos de ambos, y se dieron cuenta de que habían estado desnudos. Y cosieron hojas de higuera y se hicieron delantales. (Perla de Gran Precio | Moisés 4:13)[/pasaje] Por nuestra parte nosotros buscamos con honradez y persistencia una actitud semejante, como parte de nuestra defensa de nuestra intimidad y de nuestra integridad, buscando no lo que es apreciado por el mundo, sino lo más elevado y virtuoso en nosotros. Lo exhalta y unifica al hombre. [pasaje]13 Creemos en ser honrados, verídicos, castos, benevolentes, virtuosos y en hacer el bien a todos los hombres... Si hay algo virtuoso, o bello, o de buena reputación, o digno de alabanza, a esto aspiramos. (Perla de Gran Precio | Artículos de Fe:13)[/pasaje]

Dejar respuesta