Análisis Textuales
Enós 1

El testimonio de Enós sobre su padre como evidencia del Libro de Mormón

-> 23254
0
68
Jacob educó a Enós tanto en el conocimiento secular como el espiritual
El testimonio de Enós sobre su padre consituye una evidencia adicional sobre el Libro de Mormón.

Introducción y antecedentes

Los antecedentes te servirán para poner el pasaje estudiado dentro de su contexto apropiado. ;)

El libro de Enós es el cuarto libro en el Libro de Mormón y sucede al libro de su padre, Jacob. Se trata de un libro pequeño, de un solo capítulo, pero de gran valor para la historia por el toque personal con que Enós relata las experiencias de su vida y el nivel de detalle de las mismas. Enós elige comenzar su libro con un testimonio que de inmediato llama la atención por su estructura y contenido, y porque se parece mucho a las palabras elegidas por el profeta Nefi cuando inicia también su narración. Como veremos, el testimonio de Enós es en realidad una evidencia de la autenticidad del Libro de Mormón.

También lee
La forma en que Pedro resumió el ministerio de Jesucristo

Pasaje base

Este es el pasaje que estaremos estudiando hoy.

He aquí, aconteció que yo, Enós, sabía que mi padre era un varón justo, pues me instruyó en su idioma y también me crió en disciplina y amonestación del Señor —y bendito sea el nombre de mi Dios por ello. (Libro de Mormón | Enós 1:1)

Análisis textual: El testimonio de Enós sobre su padre como evidencia del Libro de Mormón

El análisis textual revisa el pasaje frase por frase para comprender mejor el significado del pasaje y de sus palabras y expresiones.

He aquí, aconteció.

Estas palabras, tan frecuentes en el Libro de Mormón, son en realidad un hebraísmo, es decir, una expresión típica de los hebreos. Y constituyen, por lo tanto, una de las pruebas de la autenticidad del Libro de Mormón.

Yo, Enós, sabía.

Enós se identifica como el autor del libro y comienza por compartir su testimonio.

Que mi padre era un varón justo.

Su testimonio es acerca de su padre, Jacob, el hermano de Nefi I, a quien califica como un varón justo. Como evidencia de esta afirmación proporciona los aspectos que califican a Jacob como un padre justo, porque hizo dos cosas importantes por su hijo:

  • Me instruyó en su idioma. El “idioma” referido aquí no es sólo el lenguaje. Jacob no sólo le enseñó a su hijo a hablar. El “idioma” se refiere a la cultura en general. Jacob brindó a su hijo Enós una educación y le convirtió en un hombre culto.
  • Y también me crió en disciplina y amonestación del Señor. Además de la educación académica y cultural, Jacob le dio a Enós una educación espiritual basada en valores. Le enseñó a disciplinarse a sí mismo y le educó en la “amonestación del Señor”, que es el conocimiento de la doctrina y de todos los asuntos espirituales.

Y bendito sea el nombre de mi Dios por ello. Como todos los hijos nacidos de buenos padres con estas características, Enós se siente agradecido por haber recibido este tipo de educación, tanto académica como espiritual. Enós fue bendecido al ser educado “tanto por el estudio como por la fe” (DyC 88:118).

Comentarios adicionales

Los comentarios adicionales complementan el análisis textual con enfoques y perspectivas, brindando aún un mayor contexto al estudio.

La introducción de Enós, en que comienza su libro dando testimonio de su padre y le califica como “buen padre” o “varón justo”, puede compararse con la de Nefi, en 1 Nefi 1:1. Ambos pasajes guardan un parecido evidente, tanto en contenido como en estructura, cuando se revisan lado a lado. Ambos hacen referencia a un padre justo y aportan como evidencia el hecho de haber recibido de él cultura, disciplina y educación espiritual. ¿Por qué se parecen tanto estos versículos?

Conclusión

Sí, todo llega a un final, afortunadamente. Repasemos y reafirmemos algo de lo aprendido.

La respuesta nos la proporcionan los eruditos SUD Janne M. Sjodahl y George Reynolds en su “Comentario del Libro de Mormón”. Comenzar un registro sobre la historia personal identificándose a uno mismo y testificando sobre la calidad de los padres no era tan raro, sino una costumbre hebrea bien establecida. Esto es muy interesante cuando te das cuenta de ellos, porque, al ser un hebraísmo, es evidencia adicional de la autenticidad del Libro de Mormón. El libro trae tantas de estas costumbres, estructuras y frases hebreas que es imposible que José Smith las reprodujera, mucho más porque un buen número de ellas eran desconocidas en su época, pero bendito sea Dios que las tenemos en la nuestra. Te dejo con mi traducción de la cita de Sjodahl y Reynolds. Que la disfrutes.

Citas citables

Déjame compartirte alguna de las citas que tuve que estudiar mientras preparaba este artículo. Toma nota de que todas las traducciones son mías y son traducciones libres.

“Recordarás que cuando Nefi comenzó su historia de vida en estas planchas lo hizo de la misma forma en que Enós escribe ahora, como se hace notar, rindiendo homenaje a sus padres, Lehi y Saríah. Hemos demostrado que esto era una costumbre entre los judíos (ver 1 Nefi 1). Enós, sin dejar pasar este rasgo particularmente hebreo, hizo lo mismo y alabó al Señor por las bendiciones que recibió de él. Recibió, a manos de su padre (Jacob) un conomiento de aquello que había sido inculcado en el corazón de su padre por su abuelo, el Profeta Lehi. Esto incluye un conocimiento de la lengua de su padre, que era el idioma judío, influenciado por el modo de expresión de los egipcios. Enós fue también criado en el temor y el conocimiento de Dios, siendo criado, desde la infancia, en sus admoniciones.” (Janne M. Sjodahl & George Reynolds, Commentary on the Book of Mormon, vol. 1, traducción libre de Juan Pablo Marichal).


Bibliografía

Durante la preparación de este artículo consulté varios materiales recomendables. Te comparto algunos de ellos. Si están disponibles para compra, también te pongo el enlace por si te surge la cosquilla y quieres adquirirlos.
  • Janne M. Sjodahl, George Reynolds, Commentary on the Book of Mormon, vol. 1 ( 1955)
Compartir
Artículo anteriorPor qué la mujer de Lot se convirtió en estatua de sal
JPMarichal
JPMarichal se define a sí mismo como un investigador permanente del evangelio. Aunque se crió en una familia atea encontró a Jesucristo (o Jesucristo le encontró a él) cuando tenía 12 años de edad. Como resultado de una experiencia espiritual, se bautizó en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 1984 y desde entonces ha desarrollado diversos métodos para el aprendizaje y la enseñanza eficaz del evangelio.Puedes conocer más sobre su conversión y su historia en Acerca del autor.

Dejar respuesta