Un fantasma en el Nuevo Testamento

0
131

Tras la alimentación de los cinco mil, Jesucristo permaneció sobre la ribera del Mar de Galilea, despidiendo a la multitud, en tanto que los discípulos, sabiendo que en su itinerario habrían de recorrer una considerable distancia hasta Genesaret, se adelantaron en la barca. Estando solo, Jesús subió al monte a orar, antes de tomar la decisión de alcanzar a los discípulos en su propio estilo y a su propia manera: caminando sobre las aguas.

Dejar respuesta