Análisis Textuales
Marcos 6 Mateo 14

Un fantasma en el Nuevo Testamento

-> 19036
0
122
Un fantasma en el Nuevo Testamento - Jesus caminando sobre las aguas

Introducción y antecedentes

Los antecedentes te servirán para poner el pasaje estudiado dentro de su contexto apropiado. ;)

Tras la alimentación de los cinco mil, Jesucristo permaneció sobre la ribera del Mar de Galilea, despidiendo a la multitud, en tanto que los discípulos, sabiendo que en su itinerario habrían de recorrer una considerable distancia hasta Genesaret, se adelantaron en la barca. Estando solo, Jesús subió al monte a orar, antes de tomar la decisión de alcanzar a los discípulos en su propio estilo y a su propia manera: caminando sobre las aguas.

También lee
¿Prometió Jesús la salvación al ladrón sobre la cruz?

Pasaje base

Este es el pasaje que estaremos estudiando hoy.
49 Y viéndole ellos andar sobre el mar, pensaron que era un fantasma y dieron voces; 50 porque todos le veían y se turbaron. Pero en seguida habló con ellos y les dijo: ¡Tened buen ánimo; yo soy, no temáis! (Nuevo Testamento | Marcos 6:49–50)

Análisis textual: Un fantasma en el Nuevo Testamento

El análisis textual revisa el pasaje frase por frase para comprender mejor el significado del pasaje y de sus palabras y expresiones.
Viéndole ellos andar sobre el mar
Un movimiento francamente inusual tratándose, además, de una noche tempestuosa y oscura.
Pensaron que era un fantasma y dieron voces.
O sea, pensaron (y hay que reconocer que con razón) en algo sobrenatural. Tal como el erudito Bruce sugiere, se trata de "un pequeño toque de superstición marinera".
Porque todos le veían y se turbaron.
Es decir, se convencieron de que no sólo uno le veía. Había algo real, frente a ellos, en la oscuridad, con figura humana, y caminando sobre las aguas. ¡Y venía hacia ellos! Ciertamente esta inesperada aparición debió ser por lo menos preocupante.
Pero en seguida habló con ellos y les dijo.
Jesús, percibiendo su inquietud, se mostró compasivo y dispuesto de inmediato a tranquilizarles.
¡Tened buen ánimo; yo soy, no temáis!
Cambiad el temor por buen ánimo, porque Yo Soy, Jesucristo, el que viene hacia vosotros.

Comentarios adicionales

Los comentarios adicionales complementan el análisis textual con enfoques y perspectivas, brindando aún un mayor contexto al estudio.
La palabra griega "fantasma" aparece sólo en dos ocasiones en toda la Biblia: en este pasaje y en su pasaje paralelo, en Mateo.[pasaje] 25 Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús fue a ellos andando sobre el mar. 26 Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo. 27 Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo! ¡Yo soy, no tengáis miedo! (Nuevo Testamento | Mateo 14:25–27) [/pasaje]En ambas ocasiones se nos informa que el evento sucedió "a la cuarta vigilia de la noche". Los judíos dividían la noche en cuatro vigilias de tres horas cada una. "Traducidas" a nuestro cómputo del tiempo serían como sigue:[pods name="diagramas" slug="19035" template="Diagrama - Formato largo"]

De modo que el evento sucedió en la madrugada, pero cuando todavía era oscuro. En ese momento observaron esa mancha inicialmente difusa que desde lejos avanzaba hacia ellos sobre las aguas. Los pasajes de Marcos y Mateo indican que pensaron que veían un "fantasma" y se asustaron, como lo hacemos todos, ante lo inusual e incomprensible. Por su significado, la palabra "fantasma" ha sido usualmente traducida como "espíritu".

De acuerdo con el erudito bíblico Gill,  "los judíos, especialmente la secta de los fariseos, tenían una noción, de la que los discípulos pudieron extraer la suya, sobre espíritus, apariciones y demonios que podían ser vistos en la noche". (John Gill- "John Gill's Exposition on the Entire Bible")

Citas citables

Déjame compartirte alguna de las citas que tuve que estudiar mientras preparaba este artículo. Toma nota de que todas las traducciones son mías y son traducciones libres.
"Un espíritu. Una aparición, una semejanza irreal de una persona real. La palabra se traduce de manera usual como "espíritu". Él les apareció primero como una mancha borrosa y difusa moviéndose sobre las aguas, luego como una figura humana; pero en la oscuridad, con el cielo tempestuoso, y sin figurarse siquiera que fuera su Señor, le tomaron por un espíritu". (B. W. Johnson- "The People's New Testament", Traducción libre por Juan Pablo Marichal)

Dejar respuesta