Mientras el hombre exista en el estado terrenal, necesitará algunas de las cosas del mundo. Debe tener alimento, ropa y un lugar donde recogerse; y además de estas simples necesidades, justamente podrá desear las facilidades de la educación, las ventajas de la civilización progresiva y aquello que conduce al refinamiento y la cultura; y sin embargo, todas estas cosas no le son sino una ayuda para efectuar la realización, no el objeto que debe perseguir.