Las siguientes son las características principales del Salmo 120. Puedes usar este artículo para fortalecer tu memoria y para concentrarte en puntos sobresalientes sobre este capítulo de las escrituras.

Contenido del salmo 120

El salmo 120 es el reflejo de una oración que el salmista le dirige a Dios con el propósito de ser librado del engaño y la maldad de lenguas falsas y maliciosas.

Personajes

Dios, el salmista

Conclusión

Con más frecuencia de lo deseado nos encontramos en entornos adversos en los que no podemos sentir plena confianza en aquellos que nos rodean, ya que alcanzamos a darnos cuenta de que entre la gente de confianza se encuentran también quienes disfrazan el engaño con una supuesta amistad. Agradecidamente, en medio de esas circunstancias tenemos siempre un amigo de verdad en quien confiar: podemos confiar en Dios y recurrir a Él, quien, siendo el Dios de verdad, ciertamente nos protegerá de las falsas y engañosas personas de “labios mentirosos” y nos hará salir victoriosos sobre cualquier enemigo.

Palabra clave

Labios mentirosos (Salmos 120:2)

Versículos notables

Hechos notables

David, que se presume que en esta ocasión es el salmista, describe sus propias circunstancias y aparece en este salmo como un antecedente o tipo de Jesucristo, que se vio durante toda su vida rodeado también por labios mentirosos y lenguas engañosas y que al final puso como ejemplo su actitud digna y llena de majestad al guardar ante el engaño un decoroso y prudente silencio mientras depositaba todo su corazón y toda su confianza en nuestro Padre Celestial. El ejemplo de su vida debe servirnos también a nosotros en ocasiones semejantes.