La Iglesia anunció planes el jueves para suministrar a las familias y las agencias de la comunidad con "productos terminados" tales como pasta, mezcla para panqueques y harina, en lugar de trigo crudo que puede ser difícil de procesar en casa.

"En los próximos años prevemos aumentar las donaciones de alimentos a organizaciones benéficas comunitarias en más de 20 millones de libras anuales", dijo el obispo Gérald Caussé, obispo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

El aumento de las donaciones de harina y otros productos relacionados le permitirá a la Iglesia ayudar de manera más efectiva a los necesitados.

Los Santos de los Últimos Días tienen una larga historia de aplicar el mandamiento de Cristo de "amarse los unos a los otros" al donar su trabajo y compartir alimentos esenciales a las personas necesitadas, según un comunicado de prensa de la Iglesia.

"El almacenamiento de alimentos es un principio fundamental de autosuficiencia, que se enseña a las familias de Santos de los Últimos Días en todo el mundo", agregó la hermana Jean B. Bingham, presidenta general de la Sociedad de Socorro y miembro del Comité Ejecutivo de Bienestar y Autosuficiencia de la Iglesia.

"Así como la Iglesia adapta los proyectos de producción y almacenamiento de alimentos de acuerdo con las necesidades cambiantes, las familias pueden querer hacer ajustes similares de vez en cuando en sus planes de almacenamiento de alimentos para garantizar la disponibilidad para su propio uso y compartir con los demás".

La Iglesia siempre ha alentado a las familias de todo el mundo a mantener su almacenamiento de alimentos actualizado a medida que lo permitan las circunstancias personales y las regulaciones locales.

Para muchas familias de Santos de los Últimos Días, el beneficio de dejar de lado un suministro confiable de almacenamiento de alimentos se hizo evidente recientemente a raíz del huracán Florence en Carolina del Norte.

Muchos recurrieron a las reservas de alimentos y agua en los difíciles días posteriores a la tormenta cuando las provisiones eran escasas. Afortunadamente, el desastre no causó escasez a largo plazo. Pero la preparación familiar ofreció una paz mental preciosa durante un período de incertidumbre.

"La reciente decisión de convertir una porción de nuestro grano almacenado en productos terminados es un ejemplo de adaptación a situaciones cambiantes", dijo David Frischknecht, director general de las operaciones de bienestar de la Iglesia. "En este caso, tener los productos terminados nos ayuda a satisfacer las necesidades más rápidamente, especialmente en situaciones de emergencia, y a compartir más fácilmente con los necesitados".

La conversión de una porción de la reserva de granos en productos terminados requiere algunos ajustes operativos, como el cierre de las instalaciones de almacenamiento de Latty, Ohio y el aumento de las horas de trabajo voluntario en Deseret Mill and Pasta Plant en Kaysville, Utah, según el comunicado.

La Iglesia continuará proporcionando trigo en bruto para su compra a través de los centros de almacenamiento en el hogar y store.lds.org y tratará de proporcionar productos terminados seleccionados que muchos miembros de la Iglesia pueden encontrar más convenientes para usar en un momento de necesidad.


Fuente: https://www.ldschurchnews.com/leaders-and-ministry/2018-09-27/church-announces-updates-to-food-storage-emergency-preparedness-48070