0
    256
    Portada » Citas
    ID de entrada: 26144
    James E. Talmage

    La sal es el gran preservativo; como tal ha tenido un uso muy práctico desde tiempos muy antiguos. Bajo la ley mosaica, era indispensable agregarle sal a toda ofrenda de carne[i]. Mucho antes del tiempo de Cristo se había atribuido al uso de la sal el simbolismo de la fidelidad, hospitalidad y convenio[ii]. Para ser útil, la sal debe ser pura; para tener eficacia salvadora como sal, debe ser sal verdadera y no el producto de alguna reacción química o mezcla terrenal mediante la cual se perdería su salobridad o “sabor”, y como cosa inservible no serviría más que para ser echada fuera.

    [i] Lev. 2:13; compárese con Esd. 6:9; Eze. 43:24

    [ii] Nótese la expresión “sal del pacto” que indicaba el convenio o pacto entre Jehová e Israel: Lev. 2:13; Núm. 18:19; compárese con 2 Crón. 13:5.

    Capítulos relacionados

    La cita anterior te es útil cuando estudias los siguientes capítulos de las escrituras:

    Temas relacionados

    Esta cita se ha relacionado de modo particular con los siguientes temas:
    Compartir
    Artículo anterior
    Artículo siguiente