La relación entre el domingo de ramos y la Primera Visión

    9
    1041

    La relación entre el domingo de ramos y la Primera Visión

    Introducción

    He estado leyendo algunos análisis interesantes sobre la relación entre el domingo de ramos y la Primera Visión. Al acercarse la Semana Santa estos estudios se vuelven interesantes y me gustaría presentar un pequeño resumen. Quisiera recalcar la palabra “interesantes”. En el esquema de las “cuatro íes” (véase “Los cuatro cajones del conocimiento” ) creo que no alcanzan el cajón de lo importante. Esto lo digo porque las fechas presentadas en estos análisis son de naturaleza especulativa (aunque con muchas bases sólidas, como podrá apreciarse más adelante) y no han sido confirmadas por la Iglesia. Dicho lo cual, el propósito de este artículo es presentar un resumen de estas ideas, como mera muestra de la trayectoria que puede seguirse para lograr algunas teorías que aún esperan desarrollarse para ser concluyentes.

    La importancia de la Primera Visión

    En la Conferencia General de octubre de 1973, el élder Robert L. Simpson dijo estas certeras palabras acerca de la importancia de la Primera Visión.

    “La Primera Visión es la base misma de esta Iglesia, y tengo la convicción de que cada miembro de esta Iglesia cumple con su deber en relación directa con su testimonio personal y su fe en la Primera Visión… Ningún hombre que haya escuchado el testimonio de José Smith puede, en buena conciencia, permanecer en terreno neutral”.

    ¡Estoy de acuerdo con esa declaración! ¿Quién podría permanecer en terreno neutral después de haber sabido que Dios el Padre mismo apareció en 1820 junto con su hijo Jesucristo para responder importantes preguntas al joven José Smith y que este evento inició la restauración de profetas vivientes sobre la tierra. La revelación comenzó a fluir nuevamente desde los cielos y la noche de silencio llegó a su fin. ¿Quién, entendiendo estas repercusiones, podría dejar su conciencia a medias?

    Requisitos para el cálculo de fecha de la Primera Visión

    Lo que no sabemos es la fecha precisa de la Primera Visión. Esto es debido a que José Smith, puesta su atención sobre el relato general, no hizo una declaración concreta sobre esta fecha y sólo indicó que el evento ocurrió “a principios de la primavera de 1820”. La descripción, en particular, está en José Smith-Historia 1:14 y dice de esta manera:

    “Fue por la mañana de un día hermoso y despejado, a principios de la primavera de 1820.”

    Armados con tan sobria declaración, un conjunto de eruditos SUD se ha puesto a indagar en qué momento de 1820 se produjeron las circunstancias descritas. Sus condiciones son:

    • Tiene que tratarse de “un día hermoso y despejado”
    • Tiene que ser “a principos de la primavera”, en el año de 1820.

    Ubicando la fecha de la Primera Visión

    John P. Pratt, un erudito SUD, resumió los estudios de otros eruditos en el ejemplar del Meridian Magazine del 9 de octubre de 2002. Para su ensayo utilizó las siguientes consideraciones: La primavera, en América del Norte, se produce entre los meses de marzo, abril y mayo. En su exposición, el hermano Pratt considera una fecha entre el 1° de marzo y el 15 de abril y un clima de más de 40° Farenheit, por la mañana, sin viento fuerte y sin nubes, lluvia o accidentes climáticos. Su investigación cubrió todo el extremo oriental del lago Ontario.

    Durante estas fechas, la oficina meteorológica de los Estados Unidos recopiló diversos informes meteorológicos que aún pueden ser consultados, incluyendo los diarios meteorológicos del Dr. Wheaton, de Madison Barracks. Él incluye estos registros completos en su artículo. Adicionalmente, el hermano Pratt consideró la producción de jarabe de azúcar de arce, utilizado en esa época en lugar del azúcar de caña que utilizamos hoy, ya que, según documenta Lucy Mack Smith la familia Smith se dedicaba a esta producción y eso influía en sus ocupaciones y momentos libres. José Smith estaba menos ocupado en el momento de poder dirigirse con tranquilidad al bosque para hacer su oración.

    Lucy Mack Smith escribió al respecto:

    “En la primavera, después de mudarnos a la granja, comenzamos a hacer azúcar de arce, de la cual promediábamos mil libras por año”.

    Eso es producción en grande, por lo que podemos apreciar una dura ocupación. También es importante saber que dicha producción depende de los factores climáticos. Para producir la cantidad enunciada por Lucy Mack Smith, se entiende que en 1820 la familia Smith cortó más de 500 árboles, recolectó 60,000 libras de savia e hirvió agua quemando 10,000 libras de madera. Después de preliminares, la producción de jarabe de azúcar en sí comenzó ese año el sábado 18 de marzo y se extendió hasta el sábado 25 de marzo, involucrando por completo a los miembros de la familia, ya que la savia puede agriarse y entonces hay que realizar tareas en paralelo. El ritmo de trabajo pudo ser de hasta 20 horas por día. El hermano Pratt verificó este proceso con productores actuales del área de Nueva Inglaterra.

    Uno de los relatos de la Primera Visión se produjo como resultado de una entrevista realizada por editor de la Gaceta de Pittsburg durante una visita a Nauvoo en 1843. Según esta, el Profeta José Smith declaró: “Inmediatamente salí al bosque donde mi padre tuvo un claro, y fui al tocón donde había clavado mi hacha cuando había dejado de trabajar, y me arrodillé, y oré, diciendo: ¡Oh, Señor, a qué Iglesia debo unirme!?”. De acuerdo con este relato, José Smith había estado cortando leña el día anterior a la Primera Visión, tarea que es parte de la producción de jarabe de azúcar.

    El hermano Pratt concluye su estudio de la manera siguiente:

    “Combinando toda esta evidencia, hubo tres días de principios de la primavera en los que el clima calificaba como posible para la Primera Visión. En los dos primeros, la familia Smith casi seguramente habría estado totalmente ocupada produciendo azúcar de arce. En el tercero de esos días, no habría habido más trabajo que hacer en la producción de azúcar de arce, y habría sido un día de descanso. Ese día coincidió con el domingo, el día de reposo semanal. Por lo tanto, es un día que se indica como mucho más probable que cualquier otro para la Primera Visión. Debe haber sido en la mañana del domingo, 26 de marzo de 1820, cuando José Smith se acercó a Dios y la gloriosa respuesta cambió el curso de la historia. La breve declaración de que el evento maravilloso ocurrió “en la mañana de un día hermoso y despejado, a principios de la primavera” de 1820 es suficiente para identificar el mismo día en que ocurrió.”

    Este día coincidió en 1820 con el domingo de ramos de semana santa, así que, interesantemente, lo que se está afirmando es que la Primera Visión ocurrió en ese domingo de ramos.

    Conclusión

    El autor del sitio My Life, by GoGoGoff (sí, así se llama el sitio) concluye, al referirse al estudio de John P. Pratt y otros eruditos SUD afines:

    “Pero yo diría que el segundo día más importante en la historia del mundo sería el Domingo de Ramos de 1820. ¿Por qué diría esto? ¡Porque esta es la fecha más probable de la Primera Visión! Aunque la fecha no fue dada por José Smith, quien solo afirmó que fue “en la mañana de un día hermoso y despejado, a principios de la primavera de mil ochocientos veinte”. Con esta información, varios eruditos mormones , investigando los informes del clima y los registros de producción de azúcar de arce, han fechado la Primera Visión como el domingo 26 de marzo de 1820. Pero no solo es el domingo 26 de marzo, si uno mira el calendario se darían cuenta de que la Pascua era el 2 de abril. ¡Haciendo del domingo 26 de marzo el Domingo de Ramos!

    “Al transcurrir casi 1800 años después de la entrada triunfal original en el Domingo de Ramos, una vez más Jesús tuvo una entrada triunfal; pero esta vez en una arboleda sagrada de arces en Palmyra, Nueva York, en lugar de en las antiguas puertas de Jerusalén.”

    El hermano “GoGoGoff” añade un poco más adelante:

    “Así que esta Pascua cuando se acerca la Semana Santa, ¡dense cuenta de cuánto motivo tenemos para alegrarnos y celebrar los eventos de esta semana! Para los mormones de todos los cristianos, tenemos una razón más grande para alegrarnos con los eventos de esta época del año; porque no solo marca la Victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, sino que también marca la Restauración del Evangelio que nos saca de la larga noche de apostasía que el mundo ha languidecido desde el rechazo y martirio de los antiguos apóstoles. En palabras del fallecido presidente Gordon B. Hinckley:

    “’Todo nuestro caso como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se basa en la validez de esta gloriosa Primera Visión. Fue la partida del telón para abrir esto, la dispensación del cumplimiento de los tiempos. Nada sobre lo que basamos nuestra doctrina, nada de lo que enseñemos, nada de lo que vivimos es de mayor importancia que esta declaración inicial. Yo presento que si José Smith habló con Dios el Padre y Su Hijo amado, entonces todo lo demás de lo que habló es verdad. Esta es la bisagra en la que gira la puerta que conduce al camino de la salvación y la vida eterna.’”

    Bibliografía

    9 COMENTARIOS

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.