Principales características de Mateo 3

    0
    231
    < Anterior Siguiente >

    Principales características de Mateo 3

    Las siguientes son algunas de las principales características de Mateo 3. Puedes usar este artículo para fortalecer tu memoria y para concentrarte en puntos sobresalientes sobre este capítulo de las escrituras.

    Contenidos

    En el capítulo tres del evangelio de Mateo se presenta el ministerio de Juan el Bautista y el resultante bautismo de Jesús.

    Personajes

    Dios el Padre, Jesucristo, Juan el Bautista

    Conclusión

    El bautismo tiene un enorme significado. Simbólicamente, la persona que recibe el bautismo experimenta una muerte al pecado y el nacimiento a una nueva vida como discípulo de Jesucristo. En términos de conversión, el bautismo es un reconocimiento público de nuestra separación del pecado y la determinación de llevar frutos de nuestra vida a Dios al consagrarnos a su servicio.

    Juan el Bautista “bautizaba en agua para arrepentimiento” (Mateo 3:11). El bautismo era el primer fruto de este arrepentimiento. Sin embargo, aun cuando Jesucristo era perfecto y no tenía pecados, demostró su humildad a nuestro Padre Celestial al sujetarse al mandamiento del bautismo. Al hacerlo, nos puso el ejemplo para marcar el camino que quienes deseen ser sus discípulos también deben seguir.

    Palabra clave

    Bautismo (Mateo 3:6; Mateo 3:13)

    Versículos notables

    Mateo 3:8

    El bautismo es el primer fruto del arrepentimiento. Como parte de su doble misión, Juan el Bautista predicaba al Mesías que había de venir. Estimulaba la fe en él (la fe en Jesucristo) y exhortaba a sus oyentes a arrepentirse. Entonces, cuando surgía el deseo natural en ellos de demostrar a Dios su disposición a obedecerle, les invitaba a significar esa dedicación a través del bautismo. Su invitación a “hacer frutos dignos de arrepentimiento” era una invitación a adentrarse en un sendero cuyo paso inicial era el bautismo.

    Mateo 3:16–17

    Después del bautismo de Jesús, el Espíritu Santo se mostró a través de la señal de la paloma para indicar que Jesús era el Mesías prometido por todos los profetas antiguos y ansiosamente esperado por Juan, quien había testificado de él. La señal de la paloma era una señal acordada desde el concilio de los cielos para identificar a Jesús como el Cristo, de manera que Juan el Bautista y sus seguidores pudieran reconocerlo.

    Hoy en día, quien recibe el bautismo recibe también, por medio de la imposición de manos, el don del Espíritu Santo, que se convierte en su compañero constante por toda la vida.

    Hechos notables

    Juan el Bautista no presentó a Jesús como un Rey terrenal que reinaría en su época, sino como “el Cordero de Dios que tomaría el pecado del mundo”.

    Capítulos de las Escrituras relacionados con este comentario

    Mateo 03
    < Anterior Siguiente >