¿Fueron Caín y Abel los primeros hijos de Adán y Eva?

    9
    2996
    Esta entrada es la parte 2 de 5 en la serie Génesis 04

    Pregunta: ¿Fueron Caín y Abel los primeros hijos de Adán y Eva?

    Dado que la Biblia introduce a Caín inmediatamente después de narrar la Caída, ¿debemos entender que Caín, Abel y Set fueron los primeros y únicos hijos de Adán y Eva durante los 930 años de vida de Adán? ¿De dónde surgen, entonces, otros personajes implícitos en la narración del capítulo cuatro del libro de Génesis?

    Respuesta breve

    En general, los escritores de la Biblia suelen enfocarse solamente en los personajes principales e ignorar a otros personajes que juegan un papel menos importante en el drama bíblico. Es así que Caín y Abel se mencionan por nombre en Génesis 4 como hijos de Adán, pero el contexto hace obvio que no fueron los únicos hijos, sino los que tuvieron el papel más importante para el objetivo de la narración.

    ¿Quienes fueron los hijos de Adán y Eva?

    Muchas inquietudes se generan en los lectores de la Biblia, no precisamente por lo que la Biblia dice, sino por lo que no dice. Por ejemplo, tras relatar la Caída de Adán y Eva en el capítulo 3, el lector es llevado directamente al capítulo 4, donde se le informa, desde los primeros versículos, del nacimiento de Caín y, acto seguido, del nacimiento de Abel (Génesis 4:1-2). Tras el asesinato de Abel, Caín es expulsado y habita en la tierra de Nod, situada al oriente de Edén, donde se nos deja saber que “conoció a” (en el lenguaje moderno, tuvo relaciones con) su esposa y tuvo un hijo, y edificó una ciudad a la que puso el nombre de su hijo. Hacia el final del capítulo, se nos informa también que Adán y Eva tuvieron un hijo más, de nombre Set. Daría, entonces, la impresión de que Adán y Eva sólo hubiesen tenido tres hijos, que conocemos los nombres de todos y que Caín hubiese sido el mayor.

    Consideración sobre omisiones importantes en el relato bíblico

    Esta rápida narrativa omite claramente muchos detalles que dan lugar al surgimiento de varias preguntas:

    • ¿De dónde salió la esposa de Caín, si nunca antes se le menciona?
    • ¿Por qué no se menciona a ninguna mujer entre los hijos de Adán y Eva?
    • Si Caín edificó una ciudad, ¿lo hizo él sólo y para una sola familia? ¿O llevaba con él a personas que él dirigió para que la construyeran y la habitaran?
    • ¿A quién temía Caín que le matara cuando Dios le castigó, si no se mencionan otros habitantes sobre la tierra? ¿Y a quién temió Lamec posteriormente, en el relato del mismo capítulo?

    Está claro, y sobre todo por la falta de mención de las mujeres, que la narrativa de la Biblia no es completa, y que se enfoca en Caín, Abel y Set sólo por razones muy particulares, ya que son los hijos de Adán y Eva con mayor relevancia para el relato que el libro de Génesis busca enfatizar; es decir, son los hijos más importantes de Adán y de Eva para trazar la genealogía del pueblo elegido de Dios. Pero esto no quiere decir que sean los únicos, y está claro que con alguien tuvo hijos Caín y también Set. También es claro que alguien tuvo que habitar la ciudad construida por Caín, etc.

    La ayuda excepcional del libro de Moisés

    Los Santos de los Últimos Días cuentan con una ayuda adicional para entender estos pasajes bíblicos en el libro de Moisés. Este libro fue revelado por Dios entre 1830 y 1831 al profeta José Smith. El libro fue escrito originalmente por Moisés, narra algunas de sus primeras visiones, las cuales incluyen la historia de la Creación, y constituyen un preámbulo importante al libro de Génesis. La importancia del libro de Moisés es que agrega nociones y detalles sobre la Creación y los orígenes de la humanidad que se habían perdido a través del tiempo.

    En este relato paralelo del libro de Moisés vemos que, antes de narrarse el nacimiento de Caín, se explica la forma en que la tierra comenzó a ser habitada de la siguiente manera:

    Moisés 5:1–3
    Y sucedió que, después que yo, Dios el Señor, los hube expulsado, Adán empezó a cultivar la tierra, y a ejercer dominio sobre todas las bestias del campo, y a comer su pan con el sudor de su rostro, como yo, el Señor, le había mandado; y Eva, su esposa, también se afanaba con él.
    2 Y Adán conoció a su esposa, y de ella le nacieron hijos e hijas, y empezaron a multiplicarse y a henchir la tierra.
    3 Y de allí en adelante los hijos e hijas de Adán empezaron a separarse de dos en dos en la tierra, y a cultivarla y a cuidar rebaños; y también ellos engendraron hijos e hijas.
    (Perla de Gran Precio | Moisés 5:1–3)

    Es decir, que mucho antes del nacimiento de Caín y de Abel, Adán y Eva tuvieron “hijos e hijas” que, separándose por parejas, comenzaron a establecerse por toda la tierra. De hecho, se detalla que ellos también tuvieron “hijos e hijas”, con lo cual nos damos cuenta de que, para el momento de que Caín y Abel nacieron, ya existía sobre la tierra una población de más de una generación.

    Análisis

    Esta entrada es la parte 2 de 5 en la serie Génesis 04