Qué es lo que pasó realmente en el monte de la transfiguración de Jesús

    3
    706
    Esta entrada es la parte 1 de 1 en la serie 1 Corintios 13
    Esta entrada es la parte 1 de 2 en la serie DyC 063
    Esta entrada es la parte 1 de 2 en la serie Lucas 09
    Esta entrada es la parte 1 de 2 en la serie Mateo 17
    Qué sucedió en el monte de la Transfiguración de Jesús
    Pedro, Santiago y Juan fueron privilegiados al ver la transfiguración de Jesús.

    Que es la transfiguracion de Jesus

    Con el nombre de “la transfiguración de Jesús” nos referimos a un evento acaecido muy poco después de la ocasión en que el apóstol Pedro confesó que Jesús era el Cristo y en que Jesús le había hecho a este discípulo magníficas promesas. Durante la transfiguración Jesús fue visto por tres apóstoles escogidos como un ser radiante y luminoso, escucharon la voz del Padre testificar de él desde los cielos y recibieron la visita de los profetas Moisés y Elías, quienes conversaron con Jesucristo y les ministraron a ellos (Mateo 17:1-9).

    Cómo ocurrió la transfiguración de Jesús

    El ministerio de Jesús ganó su punto álgido cuando Jesucristo decidió incluir en él la visita a algunas regiones gentiles aledañas al territorio de Israel. Comenzó con los territorios de Fenicia (Tiro y Sidón), donde sanó a la hija de una mujer cananea (Mateo 15:21-28). Poco después, visitó terrenos más al norte, los más lejanos visitados durante su ministerio terrenal. Fue allí que recibió la confesión de Pedro y entonces le hizo maravillosas promesas, que incluían el darle las llaves del reino de los cielos y el poder sellador que ata en los cielos lo que es atado en la tierra, con el fin de que las puertas del Hades no pudieran prevalecer sobre la Iglesia (Mateo 16:15-19).

    Jesús no tardaría casi nada en dar cumplimiento a esta promesa de entregar sobre Pedro las llaves del sacerdocio que le habilitarían en su futura misión a la cabeza de la Iglesia. Según se consigna en el libro de Mateo, seis días[i] después tomó a Pedro, Santiago y Juan, apóstoles con los que ya había tenido una serie de experiencias separadas y privilegiadas, para conducirles a un monte alto en donde le vieron transfigurarse y convertirse en un ser radiante de luz. Además, fueron visitados por profetas que habían vivido sobre la tierra y que eran depositarios de poderes especiales. (Mateo 17:1-9). Esto ratificó la elección de tres apóstoles escogidos para un ministerio especial como testigos especiales de Cristo (ver 1 Corintios 13:1).

    Donde fue la transfiguracion de Jesus

    Con respecto a que los relatos mencionan que la transfiguración de Jesús ocurrió “en un monte alto” se han propuesto tanto el monte Tabor como el monte Hermón como candidatos. Aunque desde el siglo IV se ha considerado tradicionalmente el monte Tabor como el Monte de la Transfiguración, el erudito evangélico B. W. Johnson argumenta que no pudo haber sido el monte Tabor, ya que Flavio Josefo cita que estaba ocupado por una fortaleza y Jesús se encontraba más próximo al monte Hermón tras la confesión de Pedro.

    El momento mismo de la transfiguración

    Mateo expresa que fueron seis días después de la confesión de Pedro (Mateo 17:1) y Lucas indica que fueron “como ocho” (Lucas 9:28). La expresión de Lucas es solamente una aproximación, por lo que no invalida la de Mateo. El lector puede considerar en su mente que la distancia entre los eventos de la confesión de Pedro y la transfiguración de Jesús fue aproximadamente de una semana. La expresión “seis días después” de Mateo puede cobrar importancia porque podría enfatizar que ambos eventos ocurrieron en un día de reposo (shabbat) y lo ocurrido en el Monte de la Transfiguración se puede ver, entonces, como un prototipo del día de descanso de la tierra.

    Para entender la secuencia de los eventos relatados por Mateo y Lucas, hay que considerar que el evento puede haber sucedido durante la noche. Los siguientes puntos se observan en el relato de Lucas:

    • Según Lucas, Jesús ascendió a la montaña para orar (Lucas 9:28), que es algo que él hacía regularmente en las noches (Lucas 6:12; Lucas 21:37; Lucas 22:39; Mateo 14:23-24).
    • El relato de Lucas dice que los apóstoles tenían sueño (Lucas 9:32)
    • No descendieron sino al día siguiente (Lucas 9:37)

    El significado de la transfiguracion de Jesus

    El evento de la transfiguración de Jesús es uno de los que más discrepancias ha generado entre los eruditos de la Biblia y entre el mundo cristiano, debido a los malentendidos sobre cada uno de sus componentes. Las ideas preconcebidas que se tengan sobre los personajes de Jesús, Pedro, Santiago, Juan; sobre la naturaleza y misión de Moisés y Elías; sobre el significado de la transfiguración y nuestro conocimiento sobre la misión de Jesús y el sacerdocio influirán en nuestra interpretación del evento de la transfiguración de Jesús y su significado.

    La interpretación de los Santos de los Últimos Días

    Las revelaciones otorgadas por Dios por medio de profetas modernos en los últimos días proporcionan un mayor detalle de lo que en realidad ocurrió y nos permiten percibir cuán grande y significativo fue este acontecimiento. Las explicaciones proporcionadas por el Profeta José Smith con base en las revelaciones modernas ponen de relieve los siguientes aspectos o componentes de lo sucedido en el Monte de la Transfiguración.

    1. Tanto Moisés como Elías eran seres trasladados al momento en que conversaron con Jesús. Haz click aquí para aclarar lo que es un ser trasladado.
    2. La transfiguración de Jesús sirvió para confirmar tanto su naturaleza divina como el llamamiento separado y distintivo de los tres apóstoles principales (Pedro, Santiago y Juan, que constituían lo que llamamos hoy la Primera Presidencia)
    3. Estos tres apóstoles, Pedro, Santiago y Juan, fueron temporalmente transfigurados durante la experiencia. Haz click aquí para aclarar en qué consiste esta transfiguración y por qué se efectuó.
    4. Durante la experiencia en el Monte de la Transfiguración, a estos apóstoles les fue concedido contemplar la tierra en su futuro estado transfigurado, cuando se convertirá en herencia de los fieles (ver DyC 63:20-21).
    5. Pedro, Santiago y Juan recibieron llaves del sacerdocio pertenecientes al reino de Dios que pudieron utilizar durante sus ministerios mortales (History of the Church 3:387).

    Es importante también comprender que los mismos Moisés y Elías que estuvieron en el Monte de la Transfiguración como seres trasladados volvieron en los últimos días para restaurar llaves del sacerdocio sobre José Smith y Oliverio Cowdery en el Templo de Kirtland, el 3 de abril de 1836 (véase DyC 110:11-16).


    Ver también “José Smith y el templo de Kirtland”

    El doble propósito de la transfiguración de Jesús

    La transfiguración de Jesús le sirvió tanto a Jesucristo como a los apóstoles Pedro, Santiago y Juan.

    La preparación del Cordero de Dios para el sacrificio

    Para Jesús, el momento fue necesario como ayuda en su preparación para el sacrificio. Los eventos de la confesión de Pedro (Mateo 16) y la transfiguración (Mateo 17) marcan el punto de quiebre en que Jesús da por terminado su ministerio en Galilea y sus alrededores y decide dirigirse a Jerusalén. Pero él sabía que una vez llegado a ese lugar tendría que ofrecerse como sacrificio por todos nosotros. Jesús obtuvo de la experiencia en el Monte de la Transfiguración el consuelo y la fortaleza que necesitaba al estar tan próximo su sacrificio expiatorio (ver Lucas 9:30-31).

    La preparación de testigos especiales de Jesucristo

    En cuanto a Pedro, Santiago y Juan, el estar allí les convirtió en testigos oculares de la divinidad de Jesucristo, manifestado ante ellos en gloria. Como Pedro declaró posteriormente en sus epístolas, “con nuestros propios ojos hemos visto su majestad” (2 Pedro 1:16). El apóstol Juan, en el primer capítulo de su evangelio, manifestó concerniente al Verbo: “vimos su gloria, gloria como del Unigénito del Padre)” (Juan 1:14). En el monte de la transfiguración los tres apóstoles tuvieron el privilegio de escuchar la voz de Dios el Padre Celestial testificar de su amor y aprobación sobre Jesucristo y su misión (Mateo 17:5-8). Estas fueron impresiones imborrables sobre los tres apóstoles seleccionados para constituir lo que sería la Primera Presidencia de la Iglesia Primitiva. Se puede decir que se estaban preparando para el sacrificio de Jesús también ya que, a su tiempo, estos tres apóstoles serían los testigos únicos de la expiación de Jesucristo (Mateo 26:35 y Marcos 14:37).

    Los tres apóstoles fueron transfigurados a fin de poder escuchar la voz de Dios el Padre y contemplar la transfiguración de Jesús en gloria (compárese con Moisés 1:9-11). Vieron también la tierra en el milenio, al momento de la Segunda Venida, preparada para ser la morada de los herederos de Dios (ver Artículos de Fe 10; Enseñanzas del Profeta José Smith, pp. 12-13). Recibieron de Moisés y Elías las llaves del sacerdocio que les constituirían en el papel de presidencia sobre la Iglesia, lo cual les preparó para el ministerio especial que les esperaría tras la muerte y resurrección de Jesús. Lo cual incluiría dirigir la predicación del evangelio en todo el mundo (Mateo 18:19-20) y la realización de ordenanzas tanto por los vivos como por los muertos (Mateo 16:18; 1 Corintios 15:29; ver el artículo “El poder de la Iglesia de Cristo sobre las puertas del Hades”).

    El efecto del evento de la transfiguración de Jesús en los últimos días

    El evento de la transfiguración de Jesús también ha tenido repercusiones en nuestros días.

    • A finales de mayo de 1829, Pedro, Santiago y Juan visitaron al profeta José Smith y a Oliver Cowdery para conferir sobre ellos el sacerdocio de Melquisedec (DyC 27:12; véanse los artículos “¿Cómo se restauró el sacerdocio?”, en el sitio oficial de la Iglesia, y “Los seres resucitados que restauraron el sacerdocio”, en tus Biblicomentarios).
    • El 3 de abril de 1836, José Smith y Oliver Cowdery recibieron llaves adicionales de manos de Moisés y Elías el profeta, quienes habían desempeñado ya un papel semejante en el Monte de la Transfiguración. Moisés se presentó para restaurar las llaves del recogimiento de Israel (DyC 110:11), en tanto que Elías entregó las llaves necesarias para la realización posterior de la obra vicaria (DyC 110:13-16; ver el artículo “Tú eres su vicario”).

    Citas citables

    “Tal parece que Pedro, Santiago y Juan recibieron sus propias investiduras mientras se hallaban en la montaña (Doctrinas de Salvación, volumen 2, pág. 165). Pedro dice que mientras estuvieron allí “recibieron de Dios el Padre honor y gloria”, lo que conduce a esta conclusión. También es aparente que mientras estaban en el monte recibieron la palabra profética más segura, significando que se les reveló que eran sellados a vida eterna (2 Pedro 1:16-19; DyC 131:5”)” – Bruce R. McConkie, Doctrinal New Testament Commentary, volumen 1.

    Bibliografía

    • Mouritsen, Dale C. y Ludlow, Daniel H., Encyclopedia of Mormonism, bajo “Mount of Transfiguration”
    • Haight, David B. “”We Beheld His Glory.”‘ Ensign 7 (May 1977):7-10.
    • Matthews, Robert J. “Tradition, Testimony, Transfiguration, and Keys.” In Studies in Scripture, ed. K. Jackson and R. Millet, Vol. 5, pp. 296-311. Salt Lake City, 1986.
    • McConkie, Bruce R. Doctrinal New Testament Commentary, Vol. 1, pp. 397-404. Salt Lake City, 1965.
    • Schaff, Phillip. “A Popular Commentary on the New Testament”
    • Johnson, B. W., “The People’s New Testament”.

     

     

    [i] Mateo expresa que fueron seis días después (Mateo 17:1) y Lucas indica que fueron “como ocho” (Lucas 9:28). La expresión de Lucas es solamente una aproximación. El lector puede considerar que la distancia entre los eventos de la confesión de Pedro y la transfiguración de Jesús fue aproximadamente de una semana.

    Esta entrada es la parte 1 de 1 en la serie 1 Corintios 13
    Esta entrada es la parte 1 de 2 en la serie DyC 063
    Esta entrada es la parte 1 de 2 en la serie Lucas 09
    Esta entrada es la parte 1 de 2 en la serie Mateo 17