Resumen del capítulo de Génesis 30, en la Biblia

    0
    84
    Esta entrada es la parte 1 de 1 en la serie Génesis 30
    Esta entrada es la parte 30 de 41 en la serie Resúmen de capítulos de Génesis
    Jacob conservó las ovejas moteadas
    Jacob conservó las ovejas moteadas

    Génesis 30 continúa el relato de la competencia por el mayor número de hijos entre las hermanas Lea y Raquel. Lea es más prolífica, y lleva ya la delantera con cuatro hijos (ver Génesis 29:31–35). Raquel, sin embargo, era estéril. La costumbre de la época permitía el expendiente de tener hijos a través de una concubina. De esa manera, Raquel da una concubina a Jacob y tiene, a través de su sierva Bilha, a Dan y a Neftalí (Génesis 30:1–8). De la misma manera, Lea da a su sierva Zilpa a Jacob como concubina y tiene, a través de ella, a Gad y a Aser (Génesis 30:9–13). El pasaje en relación con las mandrágoras tiene que ver con el poder de fertilidad que se le asignaba entre los pueblos antiguos a esta planta: Raquel quería curarse de su esterilidad. Gracias al trato que Raquel hace por las mandrágoras de Rubén,[1] Lea tiene a Isacar. Después de esto, tiene además a Zabulón y a Dina, la única hija mujer (Génesis 30:14–21). Sorpresivamente, Raquel es ahora bendecida para tener hijos, y tiene a José. Con José termina esta peculiar competencia entre las hermanas por tener hijos. Entre las dos esposas y las dos concubinas han tenido, en total y hasta este momento, once hijos varones[2] y una mujer.

    El resto del capítulo nos introduce a otra historia (Génesis 30:25–43). Jacob decide, tras el nacimiento de José, separarse de Labán. Al momento de la separación se precisaba un ajuste. Jacob pide como finiquito las ovejas y cabras moteadas. Por medios milagrosos, la reproducción del ganado de Labán tiende a producir borregos moteados y robustos, lo cual enriquece grandemente a Jacob.

    Bibliografía y notas finales


    1. Para cuando Moisés saca a los hijos de Israel de Egipto, cada tribu de Israel tenía un estandarte con un emblema. El emblema de la casa de Rubén fue la mandrágora.  ↩
    2. Un hijo más, Benjamín, nacería mucho después, como el último hijo de Raquel (Génesis 35:16–18).  ↩
    Esta entrada es la parte 1 de 1 en la serie Génesis 30
    Esta entrada es la parte 30 de 41 en la serie Resúmen de capítulos de Génesis