¡Qué gozo comenzar con la lectura de un nuevo libro! Los capítulos estudiados hoy constituyen la introducción del libro de Exodo. Establecen una problemática, y también nos brindan la historia temprana de Moisés. Resumen 80 años de historia, porque Moisés tenía 80 años cuando fue llamado por Dios en el monte Sinaí. Al estudiarlos trata de imaginar la historia e involucrarte en los detalles.

Moisés fue salvado por revelación

Por ejemplo, no es cierto que Moisés haya navegado a la deriva por todo el río hasta ser encontrado por la hija de Faraón, como lo pintan en algunas películas. Observarás que, lejos de ello, fue colocado a la orilla del río, entre los juncos, precisamente donde la hija de Faraón pudo encontrarlo y donde Miriam podía vigilarlo. Esto muestra un cuidadoso plan desarrollado por inspiración, bajo el diseño del Señor, y nos dice también mucho sobre la familia de Moisés y sobre las costumbres prevalecientes en la época.

La revelación condujo la preparación de Moisés

Así como el Señor intervino en la infancia de Moisés intervino también en su desarrollo. Después de haberse forjado como caudillo, ¿no es maravilloso que Moisés haya sido conducido por Dios a la tierra de Madián para encontrarse con Jetro? Según la sección 84 de Doctrina y Convenios, este encuentro resultó en que Moisés no sólo adquiriese una formación espiritual, sino en que fuese ordenado por este mismo Jetro (llamado también Reuel) al sacerdocio de Melquisedec. De esta manera, Moisés fue preparado en cuanto al liderazgo civil en el palacio de Faraón y fue preparado en cuanto al conocimiento de Dios en tierra de Madián. Cuando Moisés fue llamado ya había recibido, bajo la mano del Señor, 80 años de valiosa capacitación. Compara esta capacitación con la que han recibido los profetas modernos. Verás un patrón en la forma como Dios prepara a sus profetas.

Sigue aprendiendo
¿Cómo es posible que hubiese un faraón que no conocía a José? (Exodo 1:8)