“Cuando quedó terminada la Casa del Señor, se hicieron extensos preparativos para su dedicación. Primero se hizo la instalación del Arca del Pacto y sus pertenencias, el Tabernáculo de Reunión y los vasos santos. Con gran solemnidad y al acompañamiento de sacrificios ceremoniales, los sacerdotes trajeron el arca y la colocaron dentro del Lugar Santísimo debajo de las alas de los querubines. En esa época el arca solamente contenía las dos tablas de piedra ‘que allí había puesto Moisés’. Sacaron las varas con las cuales se llevaba el arca, de manera que sus extremos se dejaban ver desde el Lugar Santo. Y aconteció que ‘cuando los sacerdotes salieron del santuario, la nube llenó la casa de Jehová’. (1 Reyes 8:10-11.)

“Salomón entonces se dirigió a la multitud reunida y citó las circunstancias que impulsaron a su padre David a proyectar la construcción del templo que él, Salomón, había llevado a efecto, y proclamó la misericordia y bondad del Dios de Israel. Parado ante el altar de Jehová, en el atrio del templo, el rey extendió sus manos hacia el cielo y ofreció la oración dedicatoria. Hecho esto, bendijo al pueblo, diciendo: ‘Bendito sea Jehová, que ha dado paz a su pueblo Israel, conforme a todo lo que él había dicho; ninguna palabra de todas sus promesas que expresó por Moisés su siervo, ha faltado. Esté con nosotros Jehová nuestro Dios, como estuvo con nuestros padres, y no nos desampare ni nos deje’. (1 Reyes 8:56-57.)

“Los servicios principales con sus festividades consiguientes duraron siete días, ‘y al octavo día despidió al pueblo; y ellos, bendiciendo al rey, se fueron a sus moradas alegres y gozosos de corazón, por todos los beneficios que Jehová había hecho a David su siervo y a su pueblo Israel’. (1 Reyes 8:66.)” (James E. Talmage, La Casa del Señor, págs. 35-36.)

Originally posted 2017-11-18 05:57:50.

Sigue aprendiendo
Propósitos y usos de la unción en la Biblia