“La gran bendición de Judá es que contempló [anticipadamente] la venida de Siloh, quien recogería a su pueblo con Él. Esta profecía concerniente a Siloh ha sido tema de varias interpretaciones rabínicas y cristianas y el objeto de considerable controversia. La interpretación que se da de este pasaje por parte de la Iglesia [de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días] se basa en la revelación de profetas modernos, no en comentarios de eruditos. Se reveló a José Smith que Siloh es el Mesías [véase Traducción de José Smith, Génesis 50:24 (en la Guía para el Estudio de las Escrituras)]” (Pte. Ezra Taft Benson, véase “A Message to Judah from Joseph”, Ensign, diciembre de 1976, pág. 71).