El 22 de septiembre de 2017 La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días publicó un comunicado oficial respecto a la resignación de misioneros tras del huracán Irma. 

Hay actualmente una gran necesidad existente en Puerto Rico y las islas circundantes, y todos aquellos que han sido impactados por los huracanes Irma y María están en nuestros pensamientos y oraciones. La Iglesia está movilizando recursos humanitarios para ayudar. Esto incluye proporcionar alimentos, agua y otros productos a las islas de esa región. Se enviarán suministros adicionales en el futuro para ayudar con los esfuerzos de recuperación y reconstrucción, ya que mejor evaluamos la situación.

En la actualidad, alimentos no perecederos son enviados desde el sistema de bienestar de la Iglesia a Puerto Rico. Además, se han hecho arreglos con algunas grandes cadenas de supermercados en la isla para comprar artículos a granel para apoyar a los miembros de la Iglesia y la comunidad. Un suministro de materiales de construcción, incluyendo madera contrachapada, materiales para techos, clavos, herramientas y lonas, se está enviando desde el continente de los Estados Unidos. La Iglesia también está trabajando con la Cruz Roja y otras agencias de socorro para apoyar sus esfuerzos para proteger a los residentes desplazados, distribuir alimentos y otros artículos esenciales y proporcionar materiales de reparación para el hogar. Los esfuerzos de socorro también están en marcha en México en respuesta a los recientes terremotos allí.

Podemos confirmar que todos los misioneros están a salvo y contabilizados. Sin embargo, las islas en la región son en gran parte sin energía, el agua y la comida es escasa. Los misioneros, que han estado involucrados en esfuerzos de limpieza desde el paso de la tormenta, están siendo trasladados de las islas en la Misión San Juan de Puerto Rico y temporalmente reasignados en otras áreas hasta que se puedan satisfacer las necesidades básicas y luego regresarán para ayudar.

Además, la Presidencia del Área del Caribe hizo la siguiente declaración:

Hemos colaborado con los líderes locales del sacerdocio situados en las áreas más afectadas para evaluar la situación de nuestros miembros, misioneros, catedrales y la situación en general. En la actualidad, nuestro mayor interés es salvaguardar vidas humanas y evaluar la situación con el fin de identificar la mejor manera de ayudar a los necesitados y cooperar con los esfuerzos de las autoridades locales. Al evaluar la situación, estamos seguros de que se identificarán maneras efectivas de ayudar según sea necesario.

Fuente: http://www.ldsliving.com/Church-Reassigns-Missionaries-After-Hurricane-Irma-and-Maria-Releases-Statement/s/86085

Traducción y adaptación por Juan Pablo Marichal Catalán

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here