Las variaciones circunstanciales que aparecen en las dos narraciones son de importancia menor; es el propio sermón al cual benéficamente podemos dedicar nuestra atención.