Jesucristo, el Hijo de Dios, le enseña a un hombre rico cómo obtener la vida eterna. Mateo 19:16-26