Teorías equivocadas sobre el fruto prohibido

Tradicionalmente se representa el fruto prohibido como una manzana. Muchas personas, cuando escuchan la frase “fruto prohibido” piensan en la tentación en general, especialmente en relación a la tentación sexual. Canciones, obras de literatura y películas sirven para difundir y reforzar este concepto. Sin embargo, cuando leemos la Biblia nos damos cuenta que el pasaje de la caída en Génesis 3 no hace referencia a una manzana ni implica que la transgresión de Adán y Eva haya sido una relación sexual. De modo que, ¿cuál es el fruto prohibido y en qué consistió la transgresión que dio origen a la caída de Adán?

La descripción del árbol de la ciencia del bien y del mal

La primera descripción del árbol de la ciencia del bien y del mal se encuentra en Génesis 2:9, donde se describe también la presencia del árbol de la vida.

Y Jehová Dios hizo de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; también el árbol de la vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal. (Antiguo Testamento, Génesis 2:9)

Como verás, el pasaje únicamente describe la ubicación de estos dos árboles, pero no su especie o su conformación.  Las siguientes referencias al árbol de la ciencia del bien y del mal en la Biblia son igual de indeterminadas y no ofrecen referencia alguna a la clase de fruto que éste arbol producía.

Especulaciones sobre el fruto prohibido

El hombre trata siempre de llenar los huecos en su conocimiento y debido seguramente a ello se generaron diversas especulaciones que trataban de relacionar el fruto prohibido con algún fruto conocido. Las fuentes judías han propuesto las siguientes: nuez (אגוז, egoz); cidra (etróg, אתרוג); vid (guéfen, גפן); trigo (חיטה, jitá); e higo (tená, תאנה). El higo ha sido la propuesta más difundida a causa de que la Biblia declara que Adán y Eva se cosieron delantales con hojas de higuera.

Aunque en el hebreo original en ningún momento aparece nombrada la manzana (tapuaj, תפוח), Jerónimo de Lídice (más conocido como San Jerónimo), cometió un error al traducir la Biblia al latín en el año 382 y, a partir de allí se creyó que la manzana era el fruto del árbol prohibido, sin mayor justificación que este error de traducción. El arte se ocupó de difundir la idea de tal forma que quedó preservada en la mente colectiva de incontables generaciones.

La sexualización del fruto prohibido

Una especulación aún más aventurada ha llevado a pensar que la transgresión de Adán y Eva consistió en una relación sexual. Sin embargo, la Biblia no ofrece base alguna para esta conclusión. Es cierto que el consumo del fruto prohibido trajo una transformación al cuerpo del hombre que, si bien trajo como consecuencia negativa la muerte física, también aseguró la capacidad de la reproducción.

Pero ni el relato del Génesis ni el resto de la Biblia hablan de una transgresión sexual. La misma idea se vuelve absurda cuando consideramos que Adán y Eva habían sido ya debidamente unidos por Dios mismo, con un tipo de unión indisoluble, pues la muerte no existía en el momento de dicho sellamiento. Las palabras de Adán en ese momento son reveladoras:

24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se allegará a su mujer, y serán una sola carne. (Antiguo Testamento, Génesis 2:24 • AT, p. 4)

Adán y Eva no transgredieron la ley de castidad

Este allegamiento con su esposa, con la había sido legítimamente unido en forma sagrada por mano de Dios mismo, en ninguna manera se trató de una transgresión. Pablo de Tarso, por el contrario, describe la intimidad entre esposos como una situación honrosa. Al mismo tiempo aclara que las faltas a la ley de castidad se producen cuando la relación sexual se efectúa fuera del matrimonio.

Honroso sea en todos el matrimonio y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.

(Nuevo Testamento, Hebreos 13:4 • NT, p. 1931–1932)

La situación de fornicación o adulterio es impensable en el jardín de Edén, donde la unión entre Adán y Eva ya había sido autorizada por Dios mismo en lo que hoy en día llamamos un matrimonio celestial. Por lo tanto, se trataba de una unión santificada, en la que debemos pensar no como una deshonra, sino como un honor.

La naturaleza simbólica del árbol de la ciencia del bien y del mal

Las Autoridades Generales han descrito al árbol de la vida, así como al árbol de la ciencia del bien y del mal, como símbolos representativos de verdades sagradas. Como se explica en la “Enciclopedia de Doctrina y Convenios”:

“El élder Bruce R. McConkie escribió que el árbol de donde provenía el fruto prohibido, el árbol del conocimiento del bien y del mal, “figuradamente se refiere a cómo y por qué, y de qué manera nació la mortalidad y todo lo que le pertenece. Adán y Eva “cumplieron con cualquier ley que trajo la mortalidad a la existencia” (ANW, 86)”.

El simbolismo del árbol encierra varios conceptos que aún no han sido revelados plenamente. Su significado, así como el de su fruto, no puede ser obtenido a través de la especulación, sino por medio de la revelación de Dios.

Cuál es el fruto prohibido

Entonces, ¿cuál es el fruto prohibido y qué verdades representa? En su magna obra Doctrina Mormona, el élder Bruce R. McConkie lo expresó de esta manera:

“Cuál es el verdadero significado de la expresión “fruto prohibido” no ha sido revelado, y es inútil especular. Es suficiente para nosotros saber que Adán y Eva quebrantaron la ley que les habría permitido continuar como seres inmortales, o en otras palabras, cumplieron con la ley que les permitió convertirse en seres mortales, y a esta conducta se le denominó “comer el fruto prohibido”.

“Una cosa sí sabemos definitivamente: el fruto prohibido no era el pecado sexual. La opinión de que la indulgencia inmoral de parte de nuestros primeros padres constituyó el fruto prohibido es una de las herejías más malvadas y perversas en la cristiandad apóstata. Adán y Eva estuvieron casados por la eternidad por el Señor mismo antes de la caída, y el mandamiento que se les dio de tener hijos era uno que dirigía el engendramiento de niños en un matrimonio legítimo y legal. (Moisés 3: 20-25)”

Bibliografía

  • Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine
  • Hoyt W Brewster, Doctrine and Covenants Encyclopedia, 1988

7 COMENTARIOS

  1. Lamentablemente, no es mucho lo que se sabe del fruto prohibido, solo hay algunos comentarios y nada más concreto que eso. Si fue un fruto de verdad o fue algo simbólico, NO lo sé exactamente. Como digo hay muchos comentarios. Si fue de verdad un tipo de fruto que le causó algún problema al cuerpo, no se sabe, y si fue simbólico, entonces debe tratarse de la indignidad, o desobediencia de Adán y Eva…..

  2. Asi como el templo sus ordenanzas convenios leyes y conocimiento es la puerta la preparacion y la investidura que nos prepara y nos hace digno de ser merecedores de la exaltacion sin nos esforzamos,de igual manera el jardin del Eden era un templo para Adan y Eva pero a lo contrario era para ser prepararlos y ser dignos para entrar en la mortalidad.

  3. El nombre..no lo sabemos..Sea cual fuere el fruto..eso es lo de menos…el meollo del asunto es : la desobediencia al mandamiento que se les dió a nuestros amados primeros padres Adán y Eva!que siendo inocentes..fueron engañados por ese astuto ser..el satanás!..y conocemos las consecuencias de ello!..hoy día..el Señor nos dá mandamientos..los cuales..si obedecemos..traerán bendiciones a nuestra vida..contrario..consecuencias eternas!☺Saludos