❓ Pregunta

¿Cómo sabemos cuánto tiempo tomó a Moisés y al pueblo de Israel el viaje a la tierra prometida desde Egipto? ¿Cuál es el indicador que nos permite calcular el tiempo transcurrido? 

❗ Respuesta breve

Generalmente contestamos de manera rápida que el viaje a la tierra prometida tomó a los israelitas cuarenta años. Este tiempo está calculado con base en la evidencia interna proporcionada por la Biblia.

💡 Análisis

Con frecuencia, cuando respondemos que el pueblo de Israel pasó cuarenta años en el desierto, imaginamos que ese fue el tiempo que tomó el viaje directo desde Egipto hacia la tierra de Canaán. En realidad, ambas tierras no estaban tan lejos, pero ocurrieron tres circunstancias importantes:

  1. Antes de que el pueblo de Israel entrara a la tierra prometida debían prepararse espiritualmente. Para ese fin el viaje comenzó en sentido contrario, hacia el sur, para alcanzar el Monte Sinaí, donde recibirían la ley de Moisés (y los Diez Mandamientos) y a cuyos pies sería construido el tabernáculo. Los israelitas invirtieron poco más de un año en todos estos esfuerzos.
  2. El pueblo pecó contra Dios cuando adoraron al becerro de oro y mostraron en otras formas semejantes su falta de madurez espiritual, por lo que Dios impidió a la primera generación entrar a la tierra prometida, proporcionando espacio para el crecimiento de la siguiente generación.
  3. El pueblo acampó y vagó en el desierto de Zin la mayor parte de los cuarenta años mencionados. Cuando la segunda generación estuvo lista, tuvieron que rodear por el este (donde se encontraba Jericó) y atravesar el Jordán antes de llegar hacia Canaán.

Estructura general del libro de Números, en la Biblia

Conocer la estructura del libro de Números te servirá para recordar con facilidad cada evento en su contexto apropiado cuando lo necesites.

Read more

Cómo se cuenta el tiempo del viaje a la tierra prometida

A fin de que puedas identificar con claridad los principales eventos que comprendió esta larga jornada de cuarenta años, te proporciono la siguiente tabla. Consulta por ti mismo las referencias en tus propias escrituras para localizar las fechas para cada evento del viaje a la tierra prometida. Haz anotaciones al margen de tus escrituras impresas o utilizando la herramienta de notas de la Biblioteca del Evangelio.

EventoReferenciaDíaMesAño
Los israelitas salen de EgiptoExodo 12Decimoquinto día primer mes primer año
Llegada al desierto de SinExodo 16:1Decimoquinto día segundo mes primer año
Arribo al desierto de SinaíExodo 19:1
Tercer mes primer año
Construcción del tabernáculoExodo 40:1, 17Primer día primer mes segundo año
Dedicación del altarNúmeros 7:1Primer día primer mes segundo año
Consagración de los levitasNúmeros 8:1–26Primer día primer mes segundo año
PascuaNúmeros 9:5Decimocuarto día primer mes segundo año
CensoNúmeros 1:1, 18Primer día segundo mes segundo año
Pascua complementariaNúmeros 9:11Decimocuarto día segundo mes segundo año
Salida del SinaíNúmeros 10:11Vigésimo día segundo mes segundo año
En el desierto de ZinNúmeros 20:1, 22–29; 33:38
Primer mes cuadragésimo año
Muerte de AarónNúmeros 20:22–29; 33:38Primer día quinto mes cuadragésimo año
Moisés es trasladadoDeuteronomio 1:3Primer día undécimo mes cuadragésimo año

➡  Conclusión

Aunque no tenemos registro de cada evento ocurrido en los cuarenta años que tomó a los israelitas el viaje a la tierra prometida, es fácil observar que no nos son descritos en forma uniforme. Las escrituras proporcionan mucho detalle sobre los dos primeros años, que constituyeron la preparación de la primera generación, hasta su fracaso en obedecer con fe los mandamientos de Dios. Guardan silencio sobre los años de preparación de la segunda generación, y sabemos de ellos más bien por el resumen proporcionado por Moisés en Deuteronomio. Los israelitas estuvieron errantes en el desierto la mayor parte de los cuarenta años, unos treinta y siete o treinta y ocho años, en lo que estaba lista la siguiente generación. Esto puede constituir una valiosa lección para nosotros sobre la importancia de obedecer, desde la primera vez, el consejo proporcionado por Dios a través de sus líderes.