Les ruego que, en sus hogares, digan como Josué de la antigüedad: “…pero yo y mi casa serviremos a Jehová” (Josué 24:15). Enseñen a sus hijos en la noche de hogar; enséñenles a guardar los mandamientos de Dios, puesto que en ello reside nuestra única seguridad en estos días. Si sus hijos hacen eso, los poderes del Todopoderoso descenderán sobre ellos como rocío del cielo, y el Espíritu Santo estará con ellos. (Harold B. Lee, The Teachings of Harold B. Lee, pág. 273).

Originally posted 2017-11-17 05:40:39.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, agrega tu comentario!
Por favor, escribe aquí tu nombre