“A Adán y a Eva se les enseñó la ley de sacrificio y se les mandó que la practicaran mediante la presentación de ofrendas, entre las que se incluían dos emblemas: las primicias de los rebaños y las primicias de la cosecha; y obedecieron sin reparo (véase Moisés 5:5–6).”

Bibliografía