Después de que los israelitas hubieron construido el tabernáculo y recibieron instrucciones del Señor concernientes a los sacrificios, el Señor mandó a Moisés que cumpliera Sus instrucciones para consagrar a Aarón y a sus hijos para servir como sacerdotes en el tabernáculo (véase Éxodo 28–29). Levítico 8  registra que Moisés obedeció esa instrucción. (La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días)

Bibliografía