“Salomón contó con la habilidad de los arquitectos y artesanos fenicios de Hiram, así como con madera preciosa de los cedros del Líbano para levantar los edificios más impresionantes de Jerusalén: el templo y los edificios reales para el gobierno. Desde casi el principio del reinado de Salomón ‘… Hiram envió toda la madera de cedro y ciprés que Salomón deseaba, en tanto que éste le dio a aquél veinte mil coros de trigo como alimento para su casa, y veinte mil coros de aceite. Salomón entregó esto a Hiram año tras año’, según un plan de cuotas”. (Great People of the Bible, pág. 190.)

Originally posted 2017-11-18 04:59:05.

Sigue aprendiendo
Lo que nos califica para vivir la ley de sacrificio