[El objeto de la Santa Cena] “es que tengamos constantemente presente al Hijo de Dios que nos redimió de la muerte eterna y nos trajo nuevamente a la vida por medio del poder del Evangelio. Antes de la venida de Cristo a la tierra, esto se les hacía recordar… mediante otra ordenanza [el sacrificio de sangre], la cual constituía el sacrificio de vida animal, ordenanza que era símbolo del gran sacrificio que tendría lugar en el meridiano de los tiempos”.

Bibliografía

•    “Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Joseph F. Smith”, por Joseph F. Smith,