“Un prólogo en prosa ocupa los dos capítulos introductorios de esta obra maestra. Dicho prólogo muestra algunas prerrogativas de Dios y algunas del adversario, Satanás,  que afectan al hombre. Las pruebas y los intentos del hombre Job revelan algunos hechos esenciales sobre la naturaleza y los propósitos de la vida terrenal.” (Ellis T. Rasmussen, “Latter-Day Saint Commentary on the Old Testament”)

Originally posted 2017-11-14 05:59:53.

3 COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.