“A Aarón, quien servía como sumo sacerdote, se le requería cambiar su ropa por sencillos vestidos de lino blanco y ofrecer sacrificio por sí mismo antes de poder entrar en el tabernáculo y efectuar los sacrificios que el Señor requería en el Día de la Expiación.”

Bibliografía

•    “Antiguo Testamento: Manual del maestro de seminario”, por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días,