“En 1882, el entonces Presidente de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, John Taylor, escribió: “El relato de la vida de Quetzalcóatl, el gran Dios blanco, se asemeja notablemente al a la vida del Salvador; tal es la semejanza que sin dudas llegamos a la conclusión de que ambos hacen referencia a la misma persona”. ———— Nuestros antepasados caminaron y hablaron con el Gran Dios Blanco Jesucristo, Hijo del Padre Eterno. ——— El Libro de Mormón fue escrito para nosotros en esta época, a fin de que nuestro pueblo tuviera conocimiento de sus padres, para que supiéramos de las promesas del Señor y para que aceptáramos el Evangelio y confiáramos en los méritos de Jesucristo y fuéramos glorificados mediante la fe en Su nombre, a fin de que mediante el arrepentimiento pudiéramos ser salvos. ——– El Salvador del mundo, Jesucristo, realmente vino a nuestros antepasados, les bendijo y les prometió que volvería otra vez.

Originally posted 2017-11-16 12:19:29.