Durante su vida Elvis Presley recibió varias copias del Libro de Mormón, una de Olive Osmond, que dio copias de esta sagrada escritura a muchas personas famosas, incluida la Reina de Inglaterra, y otra de Cricket Butler.

Durante una conversación sobre la vida y su propósito, Butler le entregó a Elvis Presley una copia del Libro de Mormón. Dentro de este Libro de Mormón, que viajó mucho, había una serie de anotaciones escritas a mano, según los informes, hechas por Elvis.

Aunque no se sabe si a Elvis Presley se le extendió una invitación bautismal, no hay dudas de que Elvis tenía muchos lazos cercanos con varias familias SUD.

Conociendo la inclinación de Elvis Presley hacia la religión, el experto en artes marciales Ed Parker le dio a Elvis una serie de libros sobre el mormonismo, uno de los cuales aún está en exhibición en la casa de Elvis en Graceland. Elvis Presley leyó estos libros y le hizo preguntas a Parker sobre su fe en los viajes en limusina desde y hacia los conciertos.

Una noche, después de darle a Parker un nuevo Cadillac, Elvis manejó con su guardaespaldas desde Las Vegas hasta Pasadena. Elvis y Parker llegaron a California a primera hora de la mañana, y Parker invitó a Elvis Presley a conocer a sus dos hijas, que asistían a una clase de seminario de religión temprano en la mañana.

Así fue como, mientras que algunos Santos de los Últimos Días como Olive Osmond y Ed Parker influyeron en las creencias y comprensión de Elvis sobre la Iglesia, Elvis también tuvo un impacto significativo en los jóvenes miembros de Pasadena. Después del testimonio que Elvis dio durante el seminario matutino, el registro de asistencia de las clases de seminario en Pasadena se mantuvo al 100 por ciento durante años, ayudado sin duda por los rumores de que Elvis tal vez podría regresar para otra visita.

Fuente: LDS Living

Ver también Los tres pasos que puedes seguir para predicar el evangelio, según el modelo de Ammón.