Debido a sus condiciones de salud, el presidente Thomas S. Monson pudiera no asistir o discursar en la próxima conferencia general. ¿Qué es lo que ocurre en estas ocasiones? 

Introducción

Durante más de 20 años, el presidente de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha presidido, estado presente y hablado públicamente en por lo menos una de las sesiones bianuales de la conferencia general de la iglesia.

Tal vez no sea así este otoño, dado que el Presidente Thomas S. Monson, presidente y profeta de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, está luchando  con incidentes relacionados con su edad. Después de dar dos discursos muy breves en la conferencia de abril de 2017 y  ser después  hospitalizado brevemente, pudiera no hablar en la conferencia general de octubre de 2017 e incluso no asistir.

No sería la primera ocasión

Para los miembros más nuevos o más jóvenes de la fe mormona, una conferencia general sin la asistencia o participación del presidente de la iglesia puede ser algo nuevo. Los Santos de los Últimos Días más antiguos recordarán las frecuentes veces en que la conferencia general ocurrió sin que el presidente de la iglesia hablara – o,  tal vez,  no haya estado siquiera presente en ninguna  sesión.

Desde 1994, los tres presidentes de la Iglesia  más recientes -el presidente Monson, el presidente Gordon B. Hinckley y el presidente Howard W. Hunter- han asistido a por lo menos una sesión de conferencia general y han dado un discurso en cada conferencia durante su presidencia.

Por qué podría no asistir el presidente Thomas S. Monson a la Conferencia General SUD 

Un pilar de las conferencias generales desde que fue nombrado apóstol de la iglesia hace más de 50 años, el presidente Monson podría esta vez no asistir. Un comunicado de la Iglesia del 23 de mayo de 2017 decía que “debido a las limitaciones de su edad, el presidente Monson ya no asiste a las reuniones en las oficinas de la Iglesia de manera regular”.

La forma en que el Señor sostiene la autoridad en la Iglesia 

Otros presidentes de la Iglesia enfrentaron antes desafíos de salud similares, incluyendo al presidente David O. McKay, a finales de 1960, el presidente Spencer W. Kimball, en la década de 1980, y el presidente Ezra Taft Benson a finales de 1980 y de 1990.

La capacidad y la disponibilidad de los líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de edad avanzada se ha abordado antes con mensajes que aseguran a los miembros el liderazgo sostenido de la Iglesia, a pesar del deterioro de la salud o la disminución de las capacidades de un presidente-profeta.

El presidente Russell M. Nelson, presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, habló sobre el sistema de antigüedad de la iglesia que lleva a hombres mayores al cargo de presidente de la iglesia, proporcionándole madurez y experiencia al cargo.

“La iglesia de hoy ha sido organizada por el Señor mismo”, dijo en su discurso de octubre de 2014. “Ha puesto en marcha un notable sistema de gobierno que proporciona soporte y respaldo. Ese sistema provee liderazgo profético incluso cuando las inevitables enfermedades e incapacidades pueden venir con el avance de la edad “.

Se refirió a los discursos de la conferencia de 1983 y 1994 sobre un tema similar por el Presidente Hinckley, quien en los dos momentos estaba sirviendo como consejero de la Primera Presidencia a un par de presidentes de la Iglesia que estuvieron enfermos, los Presidentes Kimball y Benson, respectivamente.

El Señor está al timón

“Es importante”, dijo el Presidente Nelson, citando el mensaje del Presidente Hinckley en 1994, “que no haya dudas o preocupaciones sobre el gobierno de la Iglesia y el ejercicio de los dones proféticos, incluido el derecho a la inspiración y la revelación en la administración de los asuntos y programas de la Iglesia, cuando el presidente puede que esté  enfermo o que no pueda funcionar plenamente.

“La Primera Presidencia y el Consejo de los Doce Apóstoles, llamados y ordenados a tener las llaves del sacerdocio, tienen la autoridad y responsabilidad de gobernar la Iglesia, administrar sus ordenanzas, exponer su doctrina y establecer y mantener sus prácticas”.

Continuó citando el discurso de 1994: “Cuando el presidente está enfermo o no puede funcionar plenamente en todos los deberes de su cargo, sus dos consejeros forman un Quórum de la Primera Presidencia. Siguen con el trabajo cotidiano de la presidencia. … Pero cualquier pregunta importante de política, procedimiento, programas o doctrina son consideradas deliberadamente y en oración por la Primera Presidencia y los Doce juntos “.

El presidente Monson se refirió a la cuestión de la edad y capacidad hace cuatro años, en una noticia de la Iglesia que escribió reflexionando sobre cinco años de servicio como presidente de la Iglesia SUD y medio siglo como miembro del Quórum de los Doce Apóstoles de la iglesia.

“La edad eventualmente cobra su tarifa en todos nosotros”, escribió, agregando que “a pesar de los problemas de salud que puedan llegar a nosotros, a pesar de cualquier debilidad en el cuerpo o la mente, servimos con lo mejor de nuestra capacidad.

“El sistema establecido para el Consejo de la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce (Apóstoles) asegura que siempre estará en buenas manos y que, pase lo que pase, no hay necesidad de preocuparse o temer. Nuestro Salvador, Jesucristo, a quien seguimos, a quien adoramos ya quien servimos, está siempre al timón “.

Reseña de los últimos ocho presidentes de la Iglesia 

A continuación se presenta una breve pero  cercana mirada a los ocho presidentes más recientes de los 16 presidentes de la Iglesia SUD y las conferencias generales durante su permanencia cuando no hablaron o dejaron sus mensajes preparados para ser leídos por otro, o cuando no asistieron a ninguna sesión de una  determinada conferencia.

• Presidente David O. McKay (9 de abril de 1951 hasta el 18 de enero de 1970) sufrió  un deterioro de salud a mediados de los años sesenta; por primera vez en su presidencia el presidente de la iglesia de 91 años no asistió a la conferencia general de octubre de 1964, por recomendación de su médico.

En esa conferencia, los dos mensajes del Presidente McKay fueron leídos por sus hijos  Robert R. McKay y David Lawrence McKay, este último mientras estaba sirviendo como miembro de la superintendencia general de la organización de la Escuela Dominical.

Este modelo se estableció para el resto de las conferencias generales hasta finales de los años sesenta; la mayoría de los mensajes de la conferencia del presidente McKay fueron leídos por uno de sus dos hijos, ya sea que el presidente y profeta estuviera  presente en todas las sesiones de una conferencia, en algunas de las sesiones o en ninguna. En algunas conferencias durante ese tiempo, dos discursos del presidente McKay fueron leídos en voz alta; otras conferencias tenían tres.

Después de su ausencia inicial en 1964, el presidente McKay volvió al púlpito del Tabernáculo para tres conferencias, hablando en las primeras sesiones en las conferencias generales de octubre de 1965, abril de 1966 y octubre de 1966. De hecho, el presidente de la iglesia de 93 años habló durante 40 minutos en una sesión de apertura el viernes por la mañana del 30 de septiembre de 1966; sería la última vez que el presidente McKay se presentó en la conferencia general.

Pero incluso en aquellas conferencias en las que el Presidente McKay habló en una sesión, sus hijos siguieron leyendo sus discursos  adicionales en sesiones posteriores.

• Presidente Joseph Fielding Smith (del 23 de enero de 1970 al 2 de julio de 1972), a los 93 años, fue el hombre de más edad que se mantuvo como presidente de la Iglesia de Jesucristo SUD. Asistió y habló en las cinco conferencias generales celebradas mientras servía, antes de fallecer a los 95 años.

El Presidente Harold B. Lee (del 7 de julio de 1972 al 26 de diciembre de 1973) asistió y habló en las tres conferencias generales (de octubre de 1972, abril de 1973 y octubre de 1973) que hubo  durante su mandato como presidente de la Iglesia,  antes de fallecer a los 74 años .

• El Presidente Spencer W. Kimball (del 30 de diciembre de 1973 al 5 de noviembre de 1985) perdió por primera vez un par de sesiones de la conferencia en abril de 1980, pero no por razones relacionadas con la salud o la edad.

Después de hablar en la sesión de apertura de la conferencia general del sábado por la mañana, el presidente Kimball voló a Nueva York y participó en la sesión de la mañana del domingo vía satélite desde la casa de campo de Peter Whitmer Sr. en Fayette, Nueva York.

La transmisión de Fayette se originó en el sitio donde la iglesia fue organizada 150 años atrás, con el presidente Kimball presentando una proclamación mundial conmemorando el aniversario y luego dedicando las instalaciones de Fayette.

El presidente Kimball se perdió la conferencia general de octubre de 1981, siendo hospitalizado con algunas complicaciones después de la cirugía craneal el 5 de septiembre de 1981, para eliminar el líquido y el tejido cicatricial debajo de su cráneo.

Desde ese punto hasta 1985, la asistencia del Presidente Kimball a la conferencia general fue esporádica – a veces asistiendo a una sesión o dos o incluso tres, y a veces no asistiendo a ninguna sesión. Su secretario personal, D. Arthur Haycock, leyó las dos últimas conferencias que se atribuyeron al presidente Kimball, una en las conferencias generales de abril y octubre de 1982.

Durante la sesión del domingo por la tarde de la conferencia general de abril de 1982, el presidente Kimball se levantó inesperadamente para ofrecer un breve mensaje de cierre en tres oraciones:

“Mis amados hermanos y hermanas, esta es una gran experiencia para mí. He esperado este día y lo he esperado y lo he creído. Tengo un gran amor por la gente de esta iglesia, y gratitud por el amor expresado por ellos y por toda la gente de estos valles. Así como expreso ese amor por ustedes y por el recuerdo de las grandes experiencias que he tenido con ustedes, yo doy mi testimonio: Esta obra es divina, el Señor está al timón, la iglesia es verdad, y todo está bien. Dios los bendiga, hermanos y hermanas, oro en el nombre del Señor Jesucristo. Amén.

En las dos conferencias generales de 1985, el presidente Kimball, de 90 años de edad, asistió a las cuatro sesiones generales -la primera vez desde abril de 1981. Pero no habló en ninguna de ellas. La sesión del sacerdocio de la conferencia general de abril de 1985 contó con un montaje de 12 minutos de extractos de discursos del presidente Kimball.

• El Presidente Ezra Taft Benson (del 10 de noviembre de 1985 al 30 de mayo de 1994), después de sufrir un ataque al corazón a mediados de octubre de 1987, habló en las sesiones de apertura y sacerdocio de la subsiguiente conferencia general en abril de 1988. Sin embargo, el presidente Hinckley,  entonces primer consejero en la Primera Presidencia de la iglesia, leyó las palabras finales del presidente Benson en la sesión de la tarde del domingo, y el presidente Benson no volvió a hablar en la conferencia general.

Mientras que el presidente McKay utilizó a sus hijos para transmitir mensajes de la conferencia, los consejeros del presidente Benson continuaron haciendo lo mismo para él en los años subsecuentes porque la mala salud primero limitó su asistencia a la conferencia general y finalmente lo excluyó.

En la sesión inaugural de la conferencia general de abril de 1989, el Presidente Hinckley leyó el conocido discurso “Cuidáos del orgullo” del Presidente Benson, en la que el Presidente Monson, entonces el segundo consejero de la Primera Presidencia, leyó los comentarios de la sesión de clausura. Los dos siguieron hablando en nombre del presidente Benson en conferencias posteriores, con discursos leídos que se le atribuyeron, rindiéndole homenaje o compartiendo discursos anteriores o citas de él.

En octubre de 1990 y a la edad de 91 años, fue hospitalizado  con hematoma subdural y sangrado gastrointestinal, faltando a la conferencia general por primera vez en su mandato presidencial. Volvió a asistir a la totalidad o a una parte de las sesiones matutinas de las conferencias generales en 1991 y abril de 1992, pero no asistió a las sesiones nuevamente a partir de octubre de 1992 hasta su muerte.

• El Presidente Howard W. Hunter (del 5 de junio de 1994 al 3 de marzo de 1995) fue sostenido y habló en la conferencia general de octubre de 1994 -la única conferencia general sobre la cual presidió su breve mandato de nueve meses como presidente y profeta de la Iglesia SUD.

• El Presidente Gordon B. Hinckley (del 12 de marzo de 1995 al 27 de enero de 2008) asistió y habló en las 26 conferencias generales celebradas durante los 13 años en que  presidió  la iglesia. Cuando falleció,  a la edad de 97 años, era el hombre de más edad que había servido como presidente de la iglesia.

• El presidente Thomas S. Monson (3 de febrero de 2008, hasta el presente) ha hablado en cada conferencia general hasta este momento,  durante su mandato como presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Fuente: Mormon Times News | Deseret News http://ift.tt/2xD8Uvy

Traducción y adaptación por Juan Pablo Marichal Catalán

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here