Un terremoto de 7,2 grados de magnitud sacudió la ciudad en septiembre de 2017. Se perdieron vidas y muchos residentes se quedaron sin casas y la mayoría de sus posesiones. Se contaron entre los afectados varias familias mormonas.

La Iglesia respondió de inmediato. Los voluntarios de “Manos mormonas que ayudan” de todo el país trabajaron codo a codo con cuadrillas de trabajo patrocinadas por la Iglesia para ayudar a limpiar los escombros y las paredes caídas, a la vez que ofrecían aliento y esperanza.

El élder Neil L. Andersen y el élder Lynn G. Robbins estuvieron de acuerdo en que estar con los resilientes pero comprensiblemente cansados ​​residentes de Jojutla. Fue uno de los aspectos más destacados de su reciente viaje.

“Fue una gran bendición para los miembros y líderes del Área de México tener la visita prolongada de los élderes Neil L. Andersen y Lynn G. Robbins”, escribió el élder Pieper en un correo electrónico a Church News. “Motivaron e inspiraron a los misioneros de cinco misiones a aumentar su fe en el Salvador y usar esa fe creciente para encontrar más de los elegidos del Señor”.

El élder Neil L. Andersen, el élder Lynn G. Robbins y la Presidencia del Área de México también participaron en la grabación de un par de videos instructivos que se usarán en misiones y congregaciones en todo el país.

Los líderes visitantes también motivaron a cientos de manos, dirigieron conferencias de liderazgo del sacerdocio y respondieron preguntas formuladas por jóvenes ansiosos por la respuesta y la dirección del Evangelio.

Mientras estuvo en México, el élder Neil L. Andersen, junto con el élder Lynn G. Robbins de la Presidencia de los Setenta, disfrutó interactuando con miembros, misioneros y líderes cívicos locales. Participaron en reuniones en las tres ciudades más grandes de México (Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey) y realizaron una visita el 21 de febrero a Jojutla, un pueblo devastado por un terremoto el otoño pasado.

“Pude prometer a los santos mexicanos que su país tiene un futuro maravilloso. La Iglesia será fuerte y habrá oportunidades económicas para sus hijos y sus nietos”.

Aún así, los más de un millón de Santos de los Últimos Días que viven en México tienen mucho que esperar, de acuerdo con un apóstol que recientemente pasó 10 días (del 16 al 25 de febrero) recorriendo la nación.

Sigue aprendiendo
Elder David A. Bednar habla sobre el día de reposo en la Conferencia General SUD de octubre de 2017