Las secuelas de un tiroteo en masa pueden hacer que todos nos sintamos terriblemente vulnerables. Incluso si uno no estuvo en Las Vegas el domingo por la noche, lo más probable es que se pregunte qué habría hecho, si algo como esto podría sucederle alguna vez, y cómo algo como esto pudo suceder. El choque emocional de algo tan horrible puede dejarnos sin energía y buscando respuestas.
Una de las cosas más importantes que podemos hacer por nuestra salud mental y emocional es ofrecer atención y apoyo a los afectados. Aunque podamos ser impotentes para detener futuras tragedias, somos poderosos para responder a las necesidades que tenemos ante nosotros.
Hubo informes de cientos de ciudadanos de Las Vegas que hacían fila para donar sangre, personas de todo el mundo han donado más de tres millones de dólares al fondo de socorro para las víctimas, y las instalaciones médicas y el personal han donado su tiempo y recursos para salvar vidas.
La oscuridad de este acto maligno se ha encontrado con la luz de millones de personas que responden con un sincero deseo de ayudar. Todavía no tenemos todas las respuestas sobre esta masacre insensata, pero sí sabemos que hay gente buena en el mundo que acudirá cuando ocurra una crisis.
Usted puede preguntarse qué decirle a sus hijos sobre el tiroteo. Si no lo saben, entonces no hay necesidad de mencionarlo. Si le preguntan acerca de ello, trate de mantener su explicación breve y simple. Reconozca que se puede sentir miedo al vivir en un mundo impredecible. Recuérdeles aquello con lo que pueden contar, como un hogar seguro para vivir, la familia que los ama y otros valores. Recuérdeles que incluso si una tragedia llegase a suceder, tendrán amor y apoyo. Muéstreles ejemplos de personas que han respondido y aliéntelos a ofrecer ayuda. Incluso un niño pequeño puede dar un poco de dinero, hacer un dibujo u ofrecer una oración para que sepan que están haciendo una diferencia.
No pase mucho tiempo sintiendo pánico de que algo así le suceda. Continúe con su vida y no viva con miedo. Sufrimos más al tratar de controlar todo en nuestras vidas que por vivir nuestras vidas y responder cuando sucede lo inesperado. Confíe en que la gente buena intervendrá y ayudará. Estamos rodeados de gente buena por todas partes que se movilizará en acción en segundos ante una necesidad real.
En vez de estar volteando a todas partes, preguntándose cuando será la próxima tragedia, intente descubrir a la gente buena alrededor de usted que puede garantizar que estará s su lado si algo terrible llegara a suceder. Lo hemos visto recientemente con los huracanes Harvey, Irma y María y con el sismo de México. Lo hemos visto con terremotos, incendios forestales y otros desastres. Y lo volvimos a ver el domingo por la noche y a lo largo de los últimos días, ya que la gente ha dejado de lado lo que esté haciendo para ofrecer ayuda y apoyo.
El Presidente Dieter F. Utchdorf habló ampliamente sobre esta idea en la Conferencia General de abril de 2017. Sus palabras ofrecen gran consuelo y perspectiva:
“… Satanás quiere que nosotros … [vivamos] e incluso [exageremos] el mal en el mundo. Ciertamente nuestro mundo siempre ha sido, y continuará siendo, imperfecto. Muchas personas inocentes sufren por las circunstancias de la naturaleza y por la inhumanidad del hombre. La corrupción y la maldad en nuestros días son únicas y alarmantes.
“Pero a pesar de todo esto, no cambiaría la vida en este tiempo con cualquier otro momento en la historia del mundo. Somos bendecidos sin medida para vivir en un día de inigualable prosperidad, iluminación y ventaja. Más que nada, tenemos la bendición de tener la plenitud del evangelio de Jesucristo, que nos da una perspectiva única sobre los peligros del mundo y nos muestra cómo evitar estos peligros o tratar con ellos.
“Cuando pienso en estas bendiciones, quiero caer de rodillas y ofrecer alabanzas a nuestro Padre Celestial por su eterno amor por todos sus hijos.
“No creo que Dios quiera que Sus hijos tengan temor o que se detengan en los males del mundo. “Porque Dios no nos ha dado el espíritu de temor; sino de poder, y de amor, y de mente sana.
“Él nos ha dado una abundancia de razones para regocijarnos. Sólo necesitamos encontrarlos y reconocerlos. El Señor a menudo nos recuerda “no tener miedo”, “tener buen ánimo” y “no temer, pequeño rebaño”.(http://ift.tt/2oRw7qa)
Mantente activo, involucrado, conectado y disponible. No tenemos por qué paralizarnos por la inacción y el miedo.
Usted puede donar a la página oficial de GoFundMe para las víctimas del tiroteo de Las Vegas aquí: http://ift.tt/2yDc3sL
También puede donar sangre en el sur de Nevada http://ift.tt/2fRUNw7
o en cualquier Cruz Roja http://ift.tt/2yTrNsq

Fuente: Meridian Magazine (http://ift.tt/2xSN4VN)

Traducción y adaptación por Juan Pablo Marichal Catalán

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here