Introducción

El siguiente ensayo te dará una vista de pájaro sobre la estructura del libro de Números y cuál es su contenido principal. Al leer este artículo te darás una idea de los temas principales del libro y la secuencia en que se desarrollan. Procura brindar atención al esquema, ya que te ayudará a recordar dónde se encuentra qué cuando tengas que hacer una cita rápida sobre estos eventos.

Las tres partes del libro de Números: probar, reprobar y mejorar

En el libro de Éxodo ya vimos todo lo referente a la liberación del pueblo de Israel y sus primeros momentos al pie del monte Sinaí. Números continúa el relato haciéndonos saber el detalle del peregrinaje de cuarenta años del pueblo de Israel en su camino a la tierra prometida. Pero el hecho de que les haya tomado cuarenta años llegar a la tierra prometida no se debió a que les quedara muy lejos del monte Sinaí, sino a que el Señor esperaba que llegaran espiritualmente bien preparados para la conquista, ¡y les tomó cuarenta años lograr esa fe y esa espiritualidad! En realidad, la conquista se tuvo que llevar a cabo en dos niveles: antes de poder conquistar Canaán, el pueblo de Israel se tuvo que conquistar a sí mismo.

Probar, reprobar y mejorar

El élder Neal A. Maxwell expresó en una ocasión esta alentadora y esclarecedora declaración: “Podemos ver la vida de un discípulo, ya sea en la nuestra o en la de los profetas, como una combinación de probar, reprobar y mejorar.” (Neal A. Maxwell, “Fuera de la obscuridad”, Liahona. enero de 1985). Esta cita me parece alentadora porque me ayuda a ver en una mejor luz mi propia preparación y me anima a enfrentarme con mayor valor y esperanza a mis frecuentes carencias y errores.

Al contemplar la preparación del pueblo de Israel resulta evidente que atravesaron precisamente ese camino.

Primero, la generación que salió de Egipto recibió de Dios las leyes y convenios que les ayudarían a prepararse (Números 1:1 – 10:10).

Segundo, esa generación fracasó al no ejercer la fe y al no vivir adecuadamente de acuerdo con la revelación que habían recibido (Números 10:11 – 25:18).

Tercero, fue la siguiente generación entonces, la que no había salido de Egipto, la que fue preparada en turno por Dios para heredar la tierra prometida (Números 26-36).

Pues bien, esas son precisamente las tres partes en que dividiremos los 36 capítulos del libro de Números, ya que la narración que el libro contiene se desarrolla en esa misma secuencia. Repasa los puntos arriba para identificar los capítulos que distinguen cada sección. Si quieres simplificar, redondeando, para recordar más fácilmente al abarcar capítulos enteros, se podría decir que la primera parte llega a “un poco más allá del capítulo 9”. A continuación desglosaré cada una de esas tres partes por separado para que puedas identificar sus principales eventos.

Primera parte: La preparación de la vieja generación para heredar la tierra prometida (Números 1:1 – 10:10)

La preparación de Israel comenzó desde el momento en que salieron de Egipto y se dirigieron hacia el monte Sinaí, hacia el sur, en lugar de dirigirse directamente a la tierra prometida, hacia el norte. La razón por la que hicieron esto fue para adorar a Dios y recibir de Él, por revelación, los convenios, las ordenanzas y la ley que les santificaría para recibir con dignidad la tierra. Dios hace dos cosas por Israel: Les organiza (Números 1-4) y les santifica (Números 5:1 – 10:10).

Sigue aprendiendo
La relación entre la Santa Cena y la ley de sacrificio

La organización de Israel (Números 1-4)

Los cuatro capítulos que conforman esta sección se pueden repartir a las mitades. Los primeros dos capítulos se enfocan en la organización del pueblo (Números 1-2), la cual incluyó el primer censo y la elección de líderes de tribus. Los otros dos capítulos se concentran en la organización de los sacerdotes (Números 3-4), que nos puede servir como parte de un estudio sobre la conformación del sacerdocio aarónico.

La santificación de Israel (Números 5:1 – 10:10)

Tras organizar a Israel, Dios le dio a este pueblo diversas regulaciones y votos que le ayudarían a santificarse. Se distinguen especificaciones sobre cómo santificarse a través de la separación (Números 5), a través del voto de los nazareos (Números 6), de la adoración (Números 7:1 – 9:14) y a través de la guía divina (Números 9:15 – 10:10).

Segunda parte: El fracaso de la vieja generación para heredar la tierra prometida (Números 10:11 – 25:18)

El pueblo de Israel aceptó con gozo las leyes y ordenanzas recibidas de Dios por revelación a través del profeta viviente. Pero las dificultades que involucró el camino a través del desierto hacia la tierra prometida se convirtió en la prueba de su fe. Israel fracasó tanto en su camino hacia Cades (llamado también Cades-Barnea) como en el desierto y en el camino hacia Moab. Como acicate a tu curiosidad, yo te recomendaría que consultaras estos puntos mencionados en el mapa, ya que son esenciales para la comprensión del libro de Números. Veamos cada uno de los cuatro fracasos principales.

El fracaso de Israel en camino a Cades (Números 10:11 – 12:16)

Tras partir Israel del monte Sinaí (Números 10:11-36) comenzaron las quejas por las condiciones impuestas por las carencias propias del desierto (Números 11:1-9). Moisés se dirigió al Señor abrumado por la carga de dirigir a un pueblo tan numeroso en esta condición (Números 11:10-15). Para aliviar la carga de Moisés, el Señor le mandó escoger a los Setenta (Números 11:16-30) y castigó después la rebeldía del pueblo (Números 11:31-35). Aún tras esto, Moisés tuvo que enfrentarse a las quejas de Aarón y Miriam sobre su autoridad, las cuales fueron resueltas por la intervención del Señor (Números 12:1-16).

El fracaso de Israel en Cades (Números 13-14)

Pero fue desde Cades, ya en las cercanías a la tierra prometida, que el pueblo de Israel mostraría su mayor fracaso de fe. Esto sucedería al ser enviados los doce espías que traerían informes sobre las condiciones de la tierra de Canaán. No sólo fueron exagerados los informes de diez de los espías, sino que también hubo una rebelión entre el pueblo. El castigo de Dios sobre esta rebelión fue severo.

El fracaso de Israel en el desierto (Números 15-19)

Apenas realizada una revisión a las leyes sobre las ofrendas (Números 15), se presenta una nueva rebelión, esta vez orquestada por Coré (Números 16:1-40), y que da origen a una revuelta de todo el pueblo contra Moisés y Aarón (Números 16:41-50). Una vez resuelta esta rebelión, se dedican tres capítulos enteros a afirmar la autoridad y papel del sacerdocio (Números 17-19).

Sigue aprendiendo
El manual de sacerdocio del Antiguo Testamento

El fracaso de Israel en camino a Moab (Números 20-25)

Moisés mismo comete errores que le descalifican para entrar en la tierra prometida (Números 20), seguidos por la incredulidad del pueblo al enfrentarse a una plaga de serpientes (Números 21). Aunque Balaam se ve impedido de maldecir al pueblo de Israel y sólo logra pronunciar bendiciones (una de ellas muy notable por su carácter mesiánico), es finalmente el instrumento de un tropiezo mayor para Israel (Números 22-25).

Tercera parte: La preparación de la nueva generación para heredar la tierra prometida (Números 26-36)

Podemos distinguir en esta última parte tres eventos principales: la reorganización de Israel, las regulaciones sobre ofrendas y votos y la conquista y división de Israel.

La reorganización de Israel (Números 26-27)

Tras todos los incidentes de cuarenta años errantes en el desierto, llega el momento de contar nuevamente a Israel en un segundo censo (Números 26-27). Ninguno de los originalmente contados se encuentra ya presente (Números 26:64). Se señala una ley de herencia y se designa a Josué como sucesor de Moisés.

Las regulaciones sobre ofrendas y votos (Números 28-30)

Se regula nuevamente, para la atención de la nueva generación, el orden ceremonial de Israel. Se regula el orden de las ofrendas (Números 28), las fiestas (Números 29) y los votos (Números 30).

La conquista y división de Israel (Números 31-36)

Israel comienza ahora la guerra de conquista fuera de las fronteras de Canaán, iniciando algunas acciones militares contra Madián (Números 31). Se resuelven algunos asuntos sobre la organización de las heredades y se hacen más preparativos para entrar en la tierra (Números 32-36). El capítulo de Números 33 contiene un resumen del viaje de Israel desde Egipto hasta Canaán, desde un punto de vista geográfico.

Recapitulación: La estructura del libro de Números

Para tener todo lo dicho en un sólo golpe de vista y que nos sirva de repaso tan sólo deja pasear tus ojos unos segundos por el siguiente resumen que muestra el esquema total.

Primera parte: La preparación de la vieja generación (Números 1:1 – 10:10)

a. La organización de Israel (Números 1-4)

b. La santificación de Israel (Números 5:1 – 10:10)

Segunda parte: El fracaso de la vieja generación (Números 10:11 – 25:18)

a. El fracaso de Israel camino a Cades (Números 10:11 – 12:16)

b. El fracaso de Israel en Cades (Números 13-14)

c. El fracaso de Israel en el desierto (Números 15-19)

d. El fracaso de Israel camino a Moab (Números 20-25)

Tercera parte: La preparación de la nueva generación (Números 26-36)

a. La reorganización de Israel (Números 26-27)

b. La regulación de ofrendas y votos (Números 28-30)

c. La conquista y división de Israel (Números 31-36)

Bibliografía

• Neal A. Maxwell, “Fuera de la obscuridad”, Liahona. enero de 1985

• Thomas Nelson Publishers, Nelson’s complete book of Bible maps & charts: Old and New Testaments, Rev. and updated ed. (Nashville, TN: Thomas Nelson, 1996).