En 1925, tres líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el élder Melvin J. Ballard, el élder Rey L. Pratt y el élder Rulon S. Wells, emprendieron un viaje de 34 días, por tierra y mar, desde Salt Lake City a Buenos Aires, Argentina.

Del viaje, el presidente M. Russell Ballard , presidente interino del Quórum de los Doce Apóstoles y nieto del élder Melvin J. Ballard, dijo: “Mi abuelo salió a las calles de Argentina. No tuvieron una gran cosecha. No vieron a la gente acudir a la Iglesia de ninguna manera ”.

En su lugar, encontraron un apartamento para alquilar y se fueron a trabajar.

El día de Navidad de 1925, en el parque de Tres de Febrero en Buenos Aires, Argentina, el élder Melvin J. Ballard dedicó América del Sur a la predicación del evangelio.

"Bendigan a los presidentes, gobernadores y los principales funcionarios de estos países sudamericanos, para que puedan recibirnos amablemente y darnos permiso para abrir las puertas de la salvación a la gente de estas tierras", oró.

[contenido incrustado]

Al principio de la misión, el élder Wells se enfermó y tuvo que regresar a Salt Lake City. El élder Ballard y el élder Pratt permanecieron caminando por las calles de Buenos Aires repartiendo folletos sobre la Restauración del Evangelio; sus esfuerzos dieron lugar a una sola conversión.

Luego, el 4 de julio de 1926, mientras el élder Ballard se preparaba para regresar a Utah, habló sobre el futuro de la Iglesia en América del Sur. Desde su oficina en Salt Lake City, el presidente Ballard leyó la profecía de su abuelo: “La obra del Señor crecerá lentamente por un tiempo aquí, al igual que un roble crece lentamente desde una bellota. No se disparará en un día como lo hace el girasol que crece rápidamente y luego muere. Pero miles se unirán a la Iglesia aquí. Se dividirá en más de una misión y será una de las más fuertes de la Iglesia. … La misión sudamericana será un poder en la Iglesia ".

Durante una reciente visita a América del Sur, el presidente Russell M. Nelson habló de los primeros misioneros, que “no se sintieron muy exitosos. De hecho, terminaron su visita aquí sintiendo más bien que no lograron mucho ”. Y el presidente Nelson habló de la Iglesia hoy en América del Sur. "No son solo números, es fuerza, es poder, es fe", dijo el presidente Nelson.

Un poder y una fuerza.

De hecho, más de nueve décadas desde esa profecía inspirada, América del Sur es un poder en la Iglesia . Según la estadística de la Iglesia, la membresía de los Santos de los Últimos Días en el continente asciende a 4.076.054, con 692 estacas, 4.178 barrios, 95 misiones y 18 templos operativos. Desde 1970, más de 187,000 misioneros han servido en Sudamérica.

En el momento de la histórica oración dedicatoria , el presidente Nelson tenía 15 meses de edad.

"La Iglesia es relativamente joven aquí en América del Sur", dijo el presidente Nelson. Hace noventa años, nada. … Y ahora … vimos familias de cuatro generaciones ".

Una de esas familias es Eduardo y Jeanet Echevarria Risso. "Nuestra posteridad es lo más importante", dijo Eduardo Risso. "Es nuestra alegría".

La familia, que entró en la Iglesia en 1973, tiene una tradición de trabajo misionero. "Estamos muy orgullosos de nuestros hijos", dijo Risso, señalando que su primer objetivo para su posteridad era la actividad de la Iglesia.

De varios a miles.

Otro ejemplo del crecimiento de la Iglesia en América del Sur es Nestor Curbelo. Después de tres años de trabajar con los misioneros, fue bautizado en 1969. El día de su bautismo, pagó el diezmo que había estado ahorrando durante más de un año.

En ese entonces, sin un templo en América del Sur, se le dijo que "se bautice, sea fiel y asista a la Iglesia".

Los misioneros se convirtieron en un símbolo de la Iglesia en los primeros días en Uruguay.

Al inicio de su matrimonio, la esposa de Curbelo, Rosalina Coitino, pensaba que el templo era "algo que haría en el milenio".

Pero “la Iglesia comenzó a crecer poco a poco. Empezamos a aprender sobre el templo poco a poco ".

La dedicación de 1978 del Templo de Sao Paulo, Brasil , el 17 en la Iglesia y el primero en Sudamérica, cambió todo para los Curbelos y los demás miembros. Muchos miembros se sacrificaron por el templo, vendiendo medallas militares de honor o el oro de sus dientes, dijo Curbelo. “Las familias vendieron su televisor o su automóvil o su bicicleta. Hicieron esto para construir el templo o para viajar al templo.

El Templo de Sao Paulo, Brasil, el primer templo de Sudamérica, se dedicó el 30 de octubre de 1978. El Templo de Sao Paulo, Brasil, el primer templo de Sudamérica, se dedicó el 30 de octubre de 1978.
El Templo de Sao Paulo, Brasil, el primer templo de Sudamérica, se dedicó el 30 de octubre de 1978. Foto: foto IRI

"El templo de Sao Paulo fue el templo de América del Sur", dijo. "Todos los conversos que se unieron a la Iglesia desde el principio hasta 1978 tuvieron la bendición del templo".

Cuarenta años después, el Templo de Barranquilla Colombia , programado para ser dedicado el 9 de diciembre, se convertirá en el templo número 19 en Sudamérica.

"Vi a la Iglesia con solo unos pocos miembros cuando me bauticé", dijo Curbelo. "Ahora hay miles y miles".

Construido sobre el trabajo duro

En 1960, cuando los misioneros llegaron a Talcahuano, Chile, la Iglesia aún no estaba organizada en el área. Rezaron y fueron dirigidos a la casa de Alberto Altamirano. Los padres de Alberto, José y Luz, escucharon el mensaje. Creían que los misioneros eran hombres de Dios.

Los misioneros llevaron una representación artística del Salvador. Pronto la madre de Alberto, seguida unos meses después por su padre, entró en las aguas del bautismo en el lago San Pedro.

José Altamirano se convirtió en el primer presidente de rama y luego el presidente de distrito en Talcahuano. Cuando se creó la Estaca Talcahuano en 1977, se convirtió en el primer presidente de estaca.

Ver el nuevo templo en Concepción haría muy felices a sus padres, dijo Altamirano de la Estaca Talcahuano Chile Norte.

"Trabajaron muy duro al comienzo de la Iglesia aquí", dijo. "(Un templo) aquí es la culminación de todo su trabajo".

Una profecía cumplida

La profecía del élder Melvin Ballard se está convirtiendo en una realidad, dijo Alfredo Salas, director de asuntos públicos en el área de Sudamérica Sur de la Iglesia.

"Todavía siento que hay más por venir", dijo. “Hace unos años solo teníamos unos pocos templos. Ahora tenemos dos, tres o cuatro templos en algunos países ”.

Secundino Delgado se unió a la Iglesia en Perú hace 50 años. Uno de los 40 bautismos realizados el día de Navidad hace medio siglo, el bautismo de Delgado fue apodado una "Navidad blanca" por los misioneros.

"Ha sido un milagro cómo ha crecido la Iglesia", dijo Delgado. “Éramos una estaca, ahora somos cientos de estacas. Ha sido increíble ser parte de eso ".

Los Delgados y otras familias de los Santos de los Últimos Días de la segunda, tercera y cuarta "se están convirtiendo en una fortaleza en la Iglesia y, con suerte, en el mundo", dijo Salas.

Tener templos cerca de la gente es una bendición maravillosa, dijo.

Durante su visita de octubre a las naciones sudamericanas de Perú, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Chile, el presidente Nelson habló con miles de personas reunidas en reuniones de miembros. Durante cada reunión, se dirigió a los miembros en español y habló sobre el milagro que se desarrollaba ante ellos en América del Sur y en todo el mundo.

"Y lo mejor está por delante", dijo el presidente Nelson en Paraguay . "Solo estamos mirando el comienzo ahora".

Días después se elaboró ​​durante una entrevista en Chile. "Somos testigos de un proceso de restauración", dijo el presidente Nelson. “Si crees que la Iglesia ha sido completamente restaurada, solo estás viendo el principio. Queda mucho por venir. … Espera hasta el próximo año. Y luego el año que viene. Coma sus pastillas de vitaminas. Consiga su descanso. Va a ser emocionante ".

El anterior artículo es una traducción automática y en tiempo real del original en inglés que puedes consultar en el artículo “https://www.thechurchnews.com/living-faith/2018-11-11/from-acorn-to-oak-tree-how-elder-melvin-j-ballards-prophecy-about-the-church-in-south-america-continues-to-be-fulfilled-48396“.