…”este castigo también fue justo, ya que Salomón había hecho a Simei responsable de su propia vida, imponiéndole el encierro en Jerusalén. Siendo que Simei había prometido obedecer el mandato del rey, fue culpable de violar su juramento, un delito por el cual no tuvo excusa. Algunos comentaristas opinan que las razones de Simei eran justas porque éste había pagado buen precio por sus esclavos y deseaba recuperarlos. Si Simei hubiera querido permanecer fiel a su juramento, podría haber informado al rey en cuanto a la huida de sus esclavos y hubiera apelado a él para hacerlos volver, esperando la resolución que el rey tomara; pero no tenía derecho alguno a quebrantar livianamente la promesa hecha en el juramento. Cuando Salomón lo acusó, no pudo ofrecer excusa alguna, y por haber roto su promesa, perdió la vida. No fue sino hasta después de su muerte que salió a luz un segundo hecho en confirmación de la justicia que se había hecho con él que era la maldad con que había tratado a su padre.” (Keil y Delitchz, Commentary, 3:1:37.)

Originally posted 2017-11-17 09:48:22.