Poncio Pilato

    0
    55
    Ecce homo - Poncio Pilato presenta a Jesús a la multitud
    Ecce Homo, por Antonio Ciseri

    Quién era Poncio Pilato

    Poncio Pilato es mencionado 56 veces en el Nuevo Testamento. El personaje de Poncio Pilato es uno de los más recordados en los días de Semana Santa, en que crece el interés por conocer los detalles sobre la crucifixión y muerte de Jesús.

    La primera mención que hacen los evangelios al personaje de Poncio Pilato tiene que ver con el momento en el que Juan el Bautista comenzó su ministerio público a través de Judea. Lucas es muy detallado en describir el entorno social de ese instante, incluyendo en su narración a los gobernantes de los varios niveles de gobierno.

    Lucas 3:1
    Y en el año decimoquinto del imperio de Tiberio César, siendo gobernador de Judea Poncio Pilato, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tetrarca de Iturea y de la provincia de Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia,
    (Nuevo Testamento | Lucas 3:1)

    Fuentes históricas sobre Poncio Pilato

    Lucas lo describe como “gobernador de Judea”. Poncio Pilato era el quinto de los procuradores romanos y gobernó en Palestina por diez años, del 26 al 36 d.C. Su historia es descrita con más detalle por Flavio Josefo que por cualquier otro cronista. Josefo describe su carrera, su llegada al poder y su ejercicio en el mismo. Filón y Tácito también pueden considerarse entre sus historiadores.

    La crueldad de Poncio Pilato

    Es Filón quien recopila una carta de Agripa I, en que se describe a Poncio Pilato como una persona “inflexible, terca y de disposición cruel”. Asímismo, la carta describe su periodo de gobierno como caracterizado por “venalidad, violencia, robos, asaltos a la gente, conducta abusiva, ejecuciones frecuentes de prisioneros sin previo juicio, ferocidad interminable y salvaje” (Filón, The Embassy to Gaius, 38,  ed.  Smallwood, infra, pág. 128)

    En Lucas 13 se menciona una de estos eventos. Los discípulos comentaron con Jesús acerca de la crueldad de Poncio Pilato al haber ejecutado a unos galileos y dejar que la sangre de los ejecutados se mezclara con la de sus sacrificios sagrados.

    Lucas 13:1
    Y en este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos.
    (Nuevo Testamento | Lucas 13:1)

    Se ha dicho, sin embargo, que Flavio Josefo y Filón critican la gestión de Pilato más por causa de su insensibilidad ante el sentimiento judío que por su ineficacia como gobernante. Pilato enfrentó momentos difíciles en su gestión que le obligaron a tomar decisiones duras ante las continuas rebeliones. Su gobierno habría sido mejor si hubiese entendido y respetado más la cultura y tradiciones judías, por cuya falta de comprensión ha pasado a la historia señalado como un gobernante cruel.

    Pilato y la condena civil de Jesús

    Pilato sólo es mencionado nuevamente en los evangelios hasta que se describe la muerte de Jesús. El tribunal judío del Sanedrín, tras un juicio a todas luces ilegal, encontró a Jesús culpable de blasfemia por haberse declarado como Hijo de Dios. Aunque este cargo era digno de pena de muerte bajo la ley de Moisés, el Sanedrín era incapaz de realizar la ejecución bajo el gobierno romano, razón por la cual le llevaron a Pilato para que él le juzgara y determinara su muerte bajo cargos de insurrección civil (Marcos 14:53–65). Para ello le imputaron a Jesús haberse declarado “rey de los judíos”, un cargo que comprometía a Pilato a condenarlo, so pena de ofender al César.

    Pilato intentó salvar a Jesús

    Los evangelios son consistentes, sin embargo, en describir la pericia y buenas intenciones de Poncio Pilato en el caso de Jesús. Es claro que Pilato le consideraba inocente (Mateo 27:18; Marcos 15:10; Lucas 23:13–25; Juan 19:12) y trató repetidas veces durante el proceso de salvarle la vida. Sus intentos se enfrentaron con la empecinada resistencia de los judíos, que le amenazaron con escalar el asunto (Juan 19:12) y enfatizaron que la naturaleza del cargo era de rebelión. Para aumentar la presión, la propia esposa de Pilato le envió un mensaje, mientras él estaba en el juicio, para abogar a favor de Jesús (Mateo 27:19). Según señala Mateo, ella había tenido sueños sobre este respecto, por lo que pidió a Pilato que “no tuviera nada que ver con [su] muerte”.

    La entrevista de Poncio Pilato con Jesús

    Antes de pronunciar un veredicto, Pilato interrogó dos veces a Jesús. La entrevista entre Poncio Pilato y Jesucristo es uno de los pasajes más reveladores del evangelio, tanto sobre el carácter de Pilato como del de Jesucristo y sobre la naturaleza sublime del reino de Dios (Juan 18:28Juan 19:16).

    Pilato también buscó conocer el parecer de Herodes sobre el juicio de Jesús. Es curioso como, aunque Jesús habló mucho con Pilato, calló completamente ante Herodes.

    Poncio Pilato condena a muerte a Jesús

    Al final de todo el proceso, Pilato se vio incapaz de resistir el enconado odio de los judíos y su amenaza de escalar el asunto a César. En procura de mantener la paz civil, así como de salvar su propio cargo, Pilato cedió a la presión popular, pero se deslindó de la responsabilidad. En un significativo gesto y tras la protesta de los judíos de tomar ellos sobre sí la sangre de Jesús, Poncio Pilato se lavó las manos para indicar que eran ellos, y ya no él, los responsables directos de la muerte de este hombre.

    Había intentado resistirles por lo menos cuatro veces, había interrogado a Jesús y les había ofrecido opciones para no condenarlo (conmutando la pena de Jesús por la de Barrabás), pero los judíos se hubieran sublevado si no se les concedía la muerte de Jesús. Sin más alternativas visibles, Pilato autorizó la crucifixión de Jesucristo bajo condiciones de extrema presión.

    Los últimos instantes de Poncio Pilato

    A pesar de haberse demostrado como un gobernador capaz, Pilato fue excesivo al sofocar una rebelión entre los galileos y los samaritanos en los años del 36 al 37 d.C. Vitelio le acusó entonces de mala administración y Pilato hubo de viajar a Roma para hacer un informe ante Tiberio César. Sin embargo, el ex-gobernador falleció antes de poder hacerlo y Pilato se libró de la rendición de cuentas.

    Lo que sucedió después en la vida de Poncio Pilato no se sabe exactamente. Como con muchos otros personajes antiguos ligados a la historia sagrada, a Pilato se le han acuñado muchas leyendas que estorban la verdad en vez de clarificarla. Sin embargo, ciñéndose a los documentos históricos, se desconocen con exactitud el paradero y los últimos instantes de la vida de Pilato.

     

     

    Compartir
    Artículo anteriorImposición de manos
    Artículo siguienteSemana Santa
    JPMarichal
    JPMarichal se define a sí mismo como un investigador permanente del evangelio. Aunque se crió en una familia atea encontró a Jesucristo (o Jesucristo le encontró a él) cuando tenía 12 años de edad. Como resultado de una experiencia espiritual, se bautizó en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 1984 y desde entonces ha desarrollado diversos métodos para el aprendizaje y la enseñanza eficaz del evangelio.Puedes conocer más sobre su conversión y su historia en Acerca del autor.

    Dejar respuesta