Holocausto

    0
    1569
    El sacrificio de holocausto, realizado a la entrada del tabernáculo de reunión, llegó a ser un símbolo del futuro sacrificio de Jesucristo.
    « Volver al índice del Glosario SUD

    Qué significa “holocausto”

    El término hebreo oláh (עֹלָה) fue traducido al griego en la versión Septuaginta de la Biblia como “holocausto”. El significado de ambos términos, el hebreo y el griego, es un poco distinto. En hebreo, oláh describe el movimiento de subir por una escalera, de ascender. Es el movimiento del humo al ascender hacia el cielo (ver Diccionario de Strong, término 5930). En griego, olokaustos es una palabra compuesta que significa “totalmente quemado” (ὁλόκαυστος: de ὁλον, ‘completamente’, y καυστος, ‘quemado’).

    Con el término holocausto nos referimos , pues, a la ofrenda que es quemada, cuyo humo asciende hacia Dios. “Es holocausto”, describe el libro de Levítico, “porque se quema sobre el altar toda la noche hasta la mañana, y el fuego del altar arderá en él”. (Antiguo Testamento, Levítico 6:9 • AT, p. 179) Se le llama también en las escrituras “ofrenda encendida” y sacrificio de “olor grato a Jehová”.

    El holocausto como símbolo de Jesucristo

    Este es el tipo de ofrenda que fue ofrecido por los patriarcas desde la época de Adán, y que se nos dice claramente en las Escrituras que es “una semejanza del sacrificio del Unigénito del Padre” (Moises 5:7; Levítico 1:4, 9; Levítico 14:20; Hebreos 9:14; 1 Pedro 1:19; 2 Nefi 11:4; 2 Nefi 25:24–27; Jacob 4:5; Mosíah 3:15).

    Originalmente, el animal con el que se ofreciera el holocausto tenía que ser un primogénito. Así es como lo podemos apreciar, por ejemplo, en el sacrificio que ofreció Abel (Génesis 4:4). Los primogénitos del ganado eran dedicados a Jehová (Exodo 13:12) y esto se refleja en la ley (Levítico 27:26; Números 18:17; Deuteronomio 15:19–21). Igualmente, los primogénitos del pueblo de Israel fueron originalmente dedicados a Jehová, pero esto más tarde sería remplazado por la consagración de la tribu de Leví (Números 3:41).

    El animal sacrificado debía ser macho y sin defecto alguno (Exodo 12:5; Levítico 1:3; Levítico 22:18–25; Números 28:3–4; Deuteronomio 15:21; Deuteronomio 17:1).

    En estas características se ve una clara representación de Jesucristo, quien es el Primogénito del Padre y que, siendo varón sin defecto, se ofreció a sí mismo como ofrenda por nosotros.

    Bajo la ley de Moisés, el altar dedicado a la presentación de holocaustos, colocado a la entrada del tabernáculo o templo, no debía nunca apagarse (Levítico 6:12–13).

    Cómo se realizaba el sacrificio de holocausto

    El animal que se podía ofrecer variaba según la posición y posesiones del individuo que llevaba la ofrenda, y también de acuerdo con la ocasión. Podía ser un becerro, un carnero, un macho cabrío, tórtolas o palominos (Levítico 1:5, 10, 14; Levítico 5:7; Génesis 15:9).

    La forma y la realización del sacrificio de holocausto se describe en dos pasajes de Levítico: en Levítico 1, que le dedica el capítulo completo, y en Levítico 6:9–13.

    Levítico 1 hace una especificación sobre los tres tipos de animales que podían presentarse en una ofrenda de holocausto. El primer versículo presenta dos tipos de ofrenda, las de ganado bovino y ovino (Levítico 1:1–2), y un tercer tipo, la de aves, aparece más adelante en el capítulo.

    Sigue aprendiendo
    Monedas, pesos y medidas

    Las instrucciones para presentar estas ofrendas se presentan en tres grandes bloques. Cada bloque comienza con las palabras “y si”, y termina con la afirmación de que el tipo de ofrenda descrito “holocausto es, ofrenda encendida de olor grato a Jehová”.
    Los tres tipos de ofrenda animal permitidos eran, entonces:

    1. Sacrificios de ganado bovino (Levítico 1:3–9)
    2. Sacrificios de ganado ovino (Levítico 1:10–13)
    3. Sacrificios de aves (Levítico 1:14–17)

    Cada uno de estos sacrificios recibía un tratamiento diferente.

    Sacrificios de ganado bovino

    Este tipo de holocausto se presentaba para hacer expiación, por lo que el oferente debía colocar la mano sobre el animal antes de presentarlo como ofrenda. Este acto simbólico representaba transferencia. Era el mismo oferente quien degollaba al animal. El sacerdote recibía el animal así dedicado y procedía a rociar su sangre alrededor del altar antes de dividirlo y quemar su carne sobre el altar.(Levítico 1:3–9)

    Sacrificios de ganado ovino

    A diferencia del ganado bovino, este tipo de sacrificio no era dedicado por medio de la imposición de manos del oferente. Debía ser cordero o cabra, macho y sin defecto.(Levítico 1:10–13)

    Sacrificios de aves

    Este sacrificio, más sencillo, se presentaba con tórtolas o palominos y se realizaba por medio de la decapitación del ave. La sangre era exprimida junto al altar. Las vísceras se aislaban y las alas eran hendidas antes de quemar la ofrenda.(Levítico 1:14–17).

    Preparación del sacerdocio aarónico

    El sacerdote que presentaba la ofrenda debía ir correctamente vestido para la ocasión, con su vestimenta de lino y “calzoncillos de lino sobre el cuerpo” (estos calzoncillos de lino se describen primeramente en Exodo 28 como parte de la vestidura del sacerdocio). Después de presentada la ofrenda, el sacerdote cambiaba su vestimenta (ver Levítico 6:10–11) para trasladar las cenizas fuera del campamento.

    Ocasiones para el holocausto

    Dos tipos de ocasiones se distinguen: ofrendas públicas y ofrendas particulares.

    Ofrendas públicas

    Las ofrendas públicas se presentaban diariamente, por la mañana y por la tarde (Exodo 29:38–42; Números 28:3–4). También en el día de reposo, en donde se presentaba doble porción (Números 28:9–10) y en Luna Nueva, mensualmente (Números 28:11–15).

    Los holocaustos se presentaban como ofrendas públicas también en las festividades anuales: en la Pascua, en la fiesta de los panes sin levadura, en la fiesta de la cosecha, en la fiesta de los tabernáculos, en año nuevo y en el día de la Expiación.

    Ofrendas particulares

    El pueblo de Israel podía hacer holocaustos para celebrar acontecimientos familiares como nacimientos, casamientos, reuniones, etc. En épocas de necesidad personal, un holocausto era apropiado. Generalmente, estas ofrendas se hacían coincidir con una festividad anual.

    Bibliografía

    • Manual de Instituto del Antiguo Testamento, Religión 301, Génesis-2 Samuel,pág. 146
    • James Strong, Nueva concordancia Strong exhaustiva: Diccionario, 2002.
    Sinónimos:
    ofrenda quemada, ofrenda encendida, holor grato a Jehová, olor grato a Dios, sacrificio cruento, sacrificio de animales, sacrificar animales
    « Volver al índice del Glosario SUD