Tabla de las Naciones

    0
    833
    La Tabla de las Naciones (Génesis 10, en la Biblia) muestra el origen de las primeras civilizaciones y culturas, de las razas y del pueblo escogido de Dios.
    « Volver al índice del Glosario SUD

    La Tabla de las Naciones es una lista genealógica que se encuentra en Génesis 10 y que incluye la lista de los fundadores de 70 naciones descendientes de los tres hijos de Noé, Sem, Cam y Jafet. La lista incluye 26 descendientes de Sem, 30 descendientes de Cam y 14 descendientes de Jafet.

    Puedes concebir la Tabla de las Naciones como un libro de genealogía, pero en el cual, en vez de representarse solamente a personas, se representa a naciones enteras. ¡Una genealogía de las primeras naciones en la historia de la humanidad!

    ¿Comprende la Tabla de las Naciones a todos los descendientes de Noé?

    Si bien algunos interpretan esta lista de descendientes como exhaustiva, muchos entienden que la lista no pretende incluir a todos los descendientes de Noé. Al igual que con otras genealogías bíblicas, esta lista parece incluir figuras representativas para llevar lectores de Noé a Abraham.

    ¿Cuáles son las naciones que conforman el origen de la humanidad?

    Ahora bien, hasta donde sabemos, ¿dónde están o cuáles fueron estas naciones? Algunas de estas naciones se pueden identificar fácilmente (con la mano en el bolsillo). Pero otras de las naciones que vienen allí son desconocidas, más que nada porque su trazo se ha perdido en la noche de los tiempos.

    Lo más interesante de esa tabla es que, en realidad, reseña el origen de la humanidad, al mostrarte cuáles fueron las primeras naciones conocidas, qué territorios se agruparon e incluso, en algunos casos, cómo se organizaron. La primera división se realiza con respecto a los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet.

    • Los descendientes de Sem se enumeran como el gérmen que se convertiría en los pueblos árabes (pueblos semíticos).
    • Cam se convertiría en el antepasado de la gente del sur del noreste de África (pueblos africanos).
    • Los descendientes de Jafet migrarían hacia lo que ahora se conoce como Europa (los pueblos indoeuropeos).

    El origen de las razas humanas

    Otra cosa interesante, aunque no tan evidente, para la que sirve la Tabla de las Naciones es para mostrar el origen de las razas humanas, pues los nombres de varias de estas naciones son indicativos de otras tantas razas. Por ejemplo, Jován es el antepasado de los griegos y Cus de los etiopes, con sus características raciales correspondientes. Cus quiere decir, precisamente, negro, que es la raza representada con ese nombre.

    De hecho, y para que te vayas imaginando su importancia, el historiador judío del siglo I, Flavio Josefo, produjo una lista que buscaba conectar la Tabla de las Naciones con los grupos étnicos existentes en su tiempo. Muchos escritores posteriores siguieron su ejemplo y basaron su trabajo en él en diversos grados. Aunque imperfecto, su investigación ofreció una idea de lo que las personas en el primer siglo entendieron con respecto a muchos de estos primeros grupos de personas.

    Los antepasados de Abraham

    Aún con todas estas ventajas, la finalidad de la Tabla de las Naciones no era, por supuesto, servir de base para estudios arqueológicos o antropológicos. Su fin era, más bien, servir de puente para enlazar el relato del diluvio y llevarlo hasta el profeta Abraham. Para ese fin notarás que en Génesis 10 se provee la Tabla de las Naciones mientras que en Génesis 11 se nos proporciona una genealogía más detallada del patriarca Sem, hijo de Noé. Ambas genealogías se combinan para llevar la genealogía de Noé hasta una rama específica, la de Sem, de la cual provendría el patriarca Abraham (cuya historia comienza en pleno en Génesis 12).

    Te menciono algunos ejemplos importantes seleccionados de esta Tabla. Por ejemplo, se mencionó a Sem como el antepasado de Eber (v. 21), y esta es la palabra de la cual se originaría la palabra “hebreo” (todos los descendientes de Abraham llegarían a ser conocidos por este término). Abraham descendería de Sem, convirtiéndose en el padre del pueblo hebreo.

    La Tabla de las Naciones como herramienta para entender el Antiguo Testamento

    Prestar atención a la Tabla de Naciones es útil después para comprender varias historias del resto del Antiguo Testamento. Por ejemplo, el hijo de Sem, Elam, se convertiría en padre de los elamitas. Ashur se convertiría en el antepasado de los asirios. Los descendientes de Jafet incluyeron a Gomer, Magog, Tubal y Mesec, todas las naciones mencionadas siglos después en Ezequiel 38 como naciones que se levantarán contra Israel en una guerra futura. Y así por el estilo. Es como tener el reparto de varios de los actores más importantes que participarán en una película.

    A mí, en lo particular, me parece muy interesante la mención de Peleg en Génesis 11:25: “Y a Heber le nacieron dos hijos: el nombre de uno fue Peleg, porque en sus días se dividió la tierra”. La palabra “Peleg” significa, de hecho, división, pero ¿qué es eso de que se dividió la tierra? Tal vez identificas otra palabra relacionada: la palabra Pangea. Se refiere al estado original de la tierra en la cual toda la tierra era una sola superficie. No existían los continentes pero, en algún momento después del diluvio y probablemente como un resultado tardío del mismo, la tierra se dividió, dando origen a los continentes. Este hecho debió impresionar tanto a Heber que dio a su hijo el nombre de Peleg.

    Conclusión

    La Tabla de las Naciones ofrece un recurso único e importante de información sobre la historia temprana y la migración de la humanidad después del diluvio y antes de la época de Abraham. De gran importancia es la influencia que Dios mostró sobre el rescate de una familia y luego el repoblamiento de la tierra a través de la familia de Noé como parte de su plan redentor, soberano y eterno.

    Sinónimos:
    Tabla de Naciones
    « Volver al índice del Glosario SUD