Transfiguración

    1
    808
    Monte de la Transfiguración, por Carl Bloch, fragmento
    Fragmento de la pintura de Carl Bloch sobre el evento del Monte de la Transfiguración.

    La transfiguración consiste en un cambio temporal del cuerpo así como del espíritu que permite a los seres mortales no sólo contemplar la gloria de Dios, sino también entrar en su presencia. La Biblia explica que “Dios es fuego consumidor” (Deuteronomio 4:24; Hebreos 12:29), es decir, un Dios de gloria, por lo que nada impuro puede estar en su presencia sin ser consumido. Debido a que Dios es un ser de gloria es imposible que los mortales entren a su presencia sin que sus cuerpos físico sean espiritualmente “vivificados” (DyC 67:11). La transfiguración permite que las personas tengan una condición temporal que sea compatible a la de la divinidad y les permita ver a Dios cara a cara.

    Moisés fue transfigurado para soportar la presencia de Dios

    Existen varios casos de personas que han sido transfigurados para soportar la presencia de Dios. Por ejemplo, Moisés fue transfigurado para soportar el poder de Dios. El describió con sus propias palabras esta experiencia, tal como están registradas en el libro de Moisés, en la Perla de Gran Precio. Este libro comienza con la siguiente introducción:

    Moises 1:1
    Las palabras de Dios, las cuales habló a Moisés en una ocasión en que Moisés fue arrebatado a una montaña extremadamente alta (Perla de Gran Precio | Moises 1:1)
    .

    Esa ocasión ocurrió poco tiempo después de su llamamiento en el Sinaí.

    Moises 1:2
    Y vio a Dios cara a cara, y habló con él, y la gloria de Dios cubrió a Moisés; por lo tanto, Moisés pudo soportar su presencia (Perla de Gran Precio | Moises 1:2)

    Más adelante, Moisés explica:

    Moises 1:11
    Pero ahora mis propios ojos han visto a Dios; pero no mis ojos naturales, sino mis ojos espirituales; porque mis ojos naturales no hubieran podido ver; porque habría desfallecido y me habría muerto en su presencia; mas su gloria me cubrió, y vi su rostro, porque fui transfigurado delante de él. (Perla de Gran Precio | Moises 1:11)

    El Monte de la Transfiguración

    En otro caso muy conocido, Jesucristo se transfiguró delante de Pedro, Santiago y Juan en el monte popularmente conocido como el Monte de la Transfiguración.

    Mateo 17:2
    Y se transfiguró delante de ellos; y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. (Nuevo Testamento | Mateo 17:2)

    En esa ocasión los tres apóstoles tuvieron la oportunidad de estar en la presencia de Jesús, brillante como el sol (cubierto de gloria) y de otros seres celestiales. José Smith indicó que no sólo Jesús fue transformado, sino también los apóstoles, que pudieron así permanecer en su presencia (Enseñanzas del Profeta José Smith, página 158).

    Diferencia entre seres trasladados y seres transfigurados

    Debido a la semejanza entre palabras, a veces se confunde a los seres trasladados con los seres transfigurados, pero aunque afectan al cuerpo en forma similar, se trata de casos muy diferentes. La transfiguración es solo un caso momentáneo que ocurre a propósito para permitir a una persona tener una visión o recibir una visitación celestial en la presencia de Dios y soportar su gloria. El cambio que sufren los seres trasladados es de mayor duración y termina cuando la persona pasa de la mortalidad a la inmortalidad (ver 3 Nefi 28:8). Entre los seres trasladados se puede mencionar a Enoc y toda su ciudad (Moises 7:18–23, 27), a Elías, al apóstol Juan (ver DyC 7) y a los tres discípulos nefitas (3 Nefi 28:4–11, 15–40).

    El cambio de la tierra

    La tierra misma será transfigurada en la segunda venida de Cristo. De acuerdo con las revelaciones de los últimos días, los tres apóstoles que fueron seleccionados para estar en el Monte de la Transfiguración, Pedro, Santiago y Juan, no sólo vieron la gloria de Dios, sino que les fue también permitido contemplar la tierra en su estado transfigurado (DyC 63:21; Enseñanzas del Profeta José Smith, página 13). La revelación de los últimos días también enseña que los fieles santos que perseveren hasta el fin en obediencia recibirán una herencia sobre esta tierra transformada cuando arribe el día milenial (DyC 63:20–21).

    Bibliografía

    • Mouritsen, Dale C. y Ludlow, Daniel H., Encyclopedia of Mormonism, bajo “Transfiguration Mount”
    • Smith, José. Enseñanzas del Profeta José Smith.
    • McConkie, Bruce R. The Mortal Messiah, Vol. 4, pp. 392-96. Salt Lake City, 1981.
    • Turner, Rodney. “The Visions of Moses.” In Studies in Scripture, ed. K. Jackson and R. Millet, Vol. 2, pp. 43-61. Salt Lake City, 1985.
    Compartir
    Artículo anteriorJacob, hermano de Nefi
    Artículo siguienteAcaya
    JPMarichal
    JPMarichal se define a sí mismo como un investigador permanente del evangelio. Aunque se crió en una familia atea encontró a Jesucristo (o Jesucristo le encontró a él) cuando tenía 12 años de edad. Como resultado de una experiencia espiritual, se bautizó en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 1984 y desde entonces ha desarrollado diversos métodos para el aprendizaje y la enseñanza eficaz del evangelio.Puedes conocer más sobre su conversión y su historia en Acerca del autor.

    1 Comentario

    1. Hola, encontré tu sitio buscando ayuda adicional para preparar mi clase de escuela dominical de Adultos Mayores, sobre el Libro de Mormón, me pareció excelente y espero seguir consultándolo para estar mejor preparada cada domingo.
      Te envié una solicitud de amistad en Facebook, espero no te importe aceptarla. Soy Exalumna del Bene y asisto al Barrio Congreso en la Estaca Industrial.

      Saludos y sigue con tu labor de conocimiento

    Dejar respuesta